En Manrique la asesinó por celos y ahora pagará 34 años de prisión

142
Compartir Noticia

Luego de avalar la legalidad del allanamiento a cargos por parte del procesado, el Juzgado 30 Penal del Circuito de Medellín, con funciones de conocimiento, sentenció a 34 años, 4 meses y 20 días de prisión, a Raúl Santiago Navarro Cano por el feminicidio agravado de su compañera sentimental Doris Elena Giraldo Mora.

El 27 de octubre de 2017, en una vivienda del barrio Manrique de la capital antioqueña, las autoridades realizaron la inspección técnica al cadáver de la víctima, de 46 años de edad, el cual presentaba 118 heridas por arma blanca en la cabeza, el cuello, el tórax, la espalda y las extremidades superiores.

Familiares de la mujer explicaron que la última vez que la vieron con vida fue el 26 de octubre, cuando salió de la casa en compañía del victimario. Sin embargo, los hijos de la hoy occisa se extrañaron porque la puerta de su habitación permanecía con seguro y la mujer no contestaba el celular.

El cadáver fue encontrado por los hijos de Doris Elena, quienes de inmediato llamaron a las autoridades.

Luego de varios días de investigación se estableció que el responsable del crimen fue su propio compañero sentimental Raúl Santiago, de 21 años de edad y con quien vivía desde hacía 5 meses. La Fiscalía General de las Nación determinó que el homicidio fue cometido el mismo 26 de octubre y que el agresor apuñaló a la víctima en la cama, cerró la puerta con llave y huyó del lugar.

Algunos vecinos declararon que el hombre era extremadamente celoso y que con mucha frecuencia le revisaba el celular a su pareja; por esta razón la víctima le había solicitado que se fuera de la casa.

El 6 de noviembre último, Navarro Cano fue capturado por la Sijín de la Policía Nacional en un hospital de Medellín donde recibía atención médica por unas heridas sufridas en el cuello, al parecer en un atraco.

Intentó fugarse

La Fiscalía General de la Nación imputó cargos contra el hoy sentenciado por hechos relacionados con un intento de fuga protagonizado el 21 de marzo de este año, cuando un patrullero de la Policía Nacional que prestaba servicio de vigilancia en las afueras de la seccional de investigación judicial, Sijín, observó en actitud sospechosa a un hombre que abandonaba las instalaciones policiales. Al ser requerido por el uniformado, el sospechoso corrió y fue atropellado por un vehículo.

Luego de verificar el estado de salud del prófugo, la policía lo condujo hasta un centro asistencial donde fue atendido por lesiones en la cabeza.

Navarro Cano aceptó los cargos imputados por un Fiscal de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Medellín, por el delito de fuga de presos.

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here