“Hay mexicanos dueños de cultivos de coca en el Cauca”

Argelia, Cauca, foto suministrada.
Compartir:

Entrevista con Ángela Olaya, cofundadora e investigadora de Fundación Conflict Responses- Core.

Cauca, 2 septiembre de 2021.- Entrevista sobre la Guerra en el norte del Cauca.

  1. Las respuestas si es posible en audio por favor, estimada Ángela. Buenos días ¿ángela cuál es la guerra que hoy se está adelantando en el norte del Cauca?

Desde nuestra perspectiva hay distintos elementos que se presentan en el norte del Cauca, el primero de ellos tiene que ver con la disputa por el control territorial que están intentando desarrollar los grupos disidentes que están presentes en el norte del Cauca como lo es el grupo Dagoberto Ramos del Comando Coordinador de Occidente, esta es una estructura bastante agresiva respecto al intento de ejercer control territorial y autonomía por parte de las autoridades indígenas. Esta autonomía y este control territorial efectivamente tiene que ver con la fuerza, con la intención de la Dagoberto Ramos por mantener los cultivos de coca en el territorio frente a lo que han declarado las autoridades y los cabildos indígenas de empezar a desarrollar proyectos autónomos que reduzcan estos cultivos en la región y que eviten la exposición y la vulnerabilidad al riesgo que está presentando estos cultivos. Este fue el caso, por ejemplo, de la última gobernadora asesinada en el Cauca, Sandra Liliana Peña, quien en un ejercicio

de autonomía territorial estaba buscando liberar algunos de los territorios del cultivo de coca.

(En contexto: ¿Que en Colombia hay carteles mexicanos?: lo advertimos antes que la Fiscalía y la Cancillería)

Otro de los elementos que es importante resaltar en el norte del Cauca es que no es solamente la presencia de las disidencias está generando tensiones y conflictos, sabemos y tenemos muy claro que desde hace mucho tiempo el tema de la tierra, la disposición de la tierra ha sido un elemento clave, entonces sigue siendo un elemento que dinamiza la confrontación en el territorio y esto también se une a un ejercicio que han estado planteados varias de las autoridades indígenas en torno la entrada de economías legales de macroproyectos en el territorio en donde de alguna manera se han generado tensiones, buscan generarse tensiones entre población indígena y población afro    

Imagen de Las 2 Orillas.

2. ¿Háblenos un poco de los actores que hoy se están enfrentando allí, Ejército Nacional, disidencias de las Farc (si son de Gentil, independientes, segunda marquetalia) ELN, ¿delincuencia?

Cómo te decía anteriormente, uno de los principales actores determinantes en la confrontación hoy en día en el norte del Cauca es la columna Dagoberto Ramos, que es una unidad disidente de las Farc que surgió en el 2017, de manera autónoma en el territorio, independientemente de otras estructuras disidentes y con el pasar del tiempo y con la creación del Comando Coordinador de Occidente (CCO) hoy en día se encuentran en trabajo de alianza con otras unidades que de alguna manera coordinan con las unidades que nosotros llamamos las de Gentil Duarte en los llanos, esta coordinación está bajo el liderazgo de Jhonnier que es el comandante del CCO, sin embargo hay que hacer la aclaración que no es evidente, no está tan explicito como se coordinan estas disidencias, no se sabe si hay alguna articulación para hacer actividades militares conjuntas, articulación sobre otro tipo de actividades o lineamientos para el manejo de las economías ilegales, si hay directrices sobre el relacionamiento con la población civil, este tipo de coordinación no es tan clara y esto es importante señalarlo, porque esto lo que nos muestra es que todavía esta coordinación con la gente de Gentil, es un proceso que todavía no está completo y probablemente en lo que queda del resto del año y el siguiente semestre, estaremos viendo como se van definiendo estos elementos. En ese sentido, por ejemplo, la columna Dagoberto Ramos no es la única que se está coordinando con gentil, también en el Cauca tenemos la columna móvil Jaime Martínez que es la que opera alrededor de Argelia y centro del Cauca, y esta columna también está coordinándose con Gentil Duarte, bajo las mismas líneas que todavía se están dando de articulación y que faltaría tener más lineamientos sobre como se relacionan con la población civil, economías ilegales y demás. Esto tiene que ver un poco con dos cosas, primero que la confrontación armada está siendo muy alta en el caso de la columna Jaime Martínez en confrontación con el ELN, pero también con el Ejército Nacional, en el caso de la Dagoberto Ramos en el caso de la confrontación con el Ejército ha sido bastante fuerte, y con otros actores que en territorio todavía no logran identificar este tipo de actores y es un actor externo a estos dos que te he nombrado o si son lo que antes se llamaban los grupos paramilitares que pareciera que están intentando entrar, sin embargo esta última versión no está comprobada.

Suarez, Cauca, imagen de El Tiempo.

3. ¿Cuál y cómo es la presencia de emisarios mexicanos en el norte del departamento? ¿son un mito o están presentes allí?

Definitivamente no es un mito, si hay presencia de emisarios, pero hay que precisar lo que esto significa. Hay que recordar que esto no es nuevo en el país, ni en el Cauca ni en bajo Cauca antioqueño, ni en el Putumayo, este no es un fenómeno nuevo, todo lo contrario, esto viene desde hace varios años y lo que nosotros hemos identificado es que estos emisarios tienen dos elementos principales. Hace varios años el envío de emisarios tenía que ver con garantizar dos cosas: la calidad de la cocaína y dos convertirse en esta especie de seguro compartido entre el envío de los cargamentos hacia Centroamérica en el caso del Cauca y de todo el pacífico hacía el norte como Buenaventura y Apartadó, y por supuesto bajo Cauca; sin embargo, con el pasar del tiempo y con la aplicación del Acuerdo de Paz, lo que ocurrió es que efectivamente entre 2016 y 2017, que el flujo de cocaína y de cargamentos cambiara y se redujera, y en ese sentido comenzaron a volverse más evidente la presencia de emisarios mexicanos porque ellos necesitaban volver a asegurar que continuara con el flujo de envíos de drogas y que les funcionara el negocio. En ese sentido entonces, vemos gente que empieza a dinamizar el negocio en Colombia y así es que se hace la presencia en lugares como Cauca, Putumayo, Bajo Cauca, esa dinamización del negocio lo que nos implico es que se presentara plata, que se moviera mucha plata, se incentivara el cultivo con cierta semilla y frente a esta creación de grupos que estaban en ese momento (2016 y 2017) en los territorios, lo que vimos fue que empezó a intercambiar la droga por armas porque estábamos en un momento en donde estas estructuras disidentes empezaban a fortalecerse militarmente y una de esas era consiguiendo armas y ese es uno de los roles de los mexicanos para ese momento.

(Leer: Carteles mexicanos están en Colombia manejando el negocio de las drogas)

Hoy en día que tenemos, tenemos una presencia de mexicanos que de alguna manera se quedaron en el territorio para mantener este flujo sin que eso necesariamente sean que están ejerciendo el control territorial, pero si son los dueños de los cultivos en algunos casos y en otros casos son dueños de cultivos más nacionales, ellos intentan estar lo más cerca posible del negocio para que puedan garantizar que los envíos continúen. Yo no estoy de acuerdo con esas tesis de que los mexicanos son los que están ejerciendo la violencia o disputándose los lugares, porque el escenario ilegal y de confrontación en Colombia es muy complejo como para que ellos entren a dar la pelea acá ese no sería el interés de ellos, dar una pelea acá en términos de tener un control pleno desde el cultivo en adelante, no creo que sea eso porque de alguna manera eso les implicaría disputarse los territorios no solamente del norte del Cauca, sino del Bajo Cauca que es un territorio con dueños muy específicos, Putumayo donde la disputa está entre el frente Carolina Ramírez y los Comandos de Frontera, que antes eran las disidencias del frente 48. Su presencia en el norte del Cauca gira en mantener el negocio y el envío de droga.

4. ¿Cuál es la división geográfica de la guerra en el norte del Cauca, como se da la guerra en el norte oriente (corinto, caloto, caldono) y en el norte occidente (¿buenos aires, suárez, Santder de Quilichao?

Lo que nos han dicho es territorio es que Páez, Inzá, Silvia, Jambaló y Piendamó un poco, es una zona que en este momento tienen fuerte presencia de la columna Dagoberto Ramos. Lo que es Santander de Quilichao, Morales, Cajibío, son zonas en donde la presencia más fuerte la está ejerciendo la columna Jaime Martínez, abajo hacia el sur en Argelia y El Tambo, tenemos identificado al Frente Carlos Patiño, y un poco esta zona fronteriza con el Tolima estaría el frente Ismael Ruíz 

Corinto Cauca, imagen cortesía.

5. ¿las comunidades indígenas que papel están jugando hoy en la guerra en el norte del Cauca, al igual que las comunidades afro y campesinas?

El rol que están jugando las comunidades hoy en el norte del Cauca es bastante complejo en este momento. Ellos están en una relación muy difícil, porque se reconoce que en los territorios colectivos de las comunidades indígenas, es donde ha habido mayor concentración de los cultivos de uso ilícito, por lo menos en el norte del departamento. Están expuesto a cultivos tanto de coca, marihuana y un poco de amapola, y lo que vemos es que esta situación ha dividido a la población indígena, especialmente porque entran elementos como por ejemplo los intentos de reclutamiento de jóvenes indígenas por parte de las disidencias, este reclutamiento se ejerce a partir de estas transformaciones que se dan en las comunidades en donde son ellos los que más están expuestos al tema del cultivo, no son los únicos, pero si los más expuestos y esto ha generado tensiones alrededor de las comunidades.

Entonces cuando las autoridades indígenas deciden que van a hacer ejercicio de resistencia frente a los actores armados y las economías, se convierten nuevamente en un foco de confrontación directa con las disidencias. A esto se le suma un elemento, y esto es una relación en doble vía, estas disidencias están lideradas por gente que no tiene mayor reflexión respecto a que tipo de relacionamiento es más conveniente con las comunidades y eso hace que contra las comunidades indígenas hayan decidido ejercer una violencia bastante enérgica, cosa que nosotros no hemos visto que se haya materializado contra las comunidades campesinas, es algo en lo que hay que profundizar más. ¿Qué es lo que puede estar pasando alrededor de esto? Es una pregunta que tenemos que desarrollar más, pero que probablemente es que toda la población está expuesta a esta violencia, pero están reaccionando de manera diferente, teniendo en cuenta que la organización y el rol de las comunidades campesinas es distinta y creo que también eso hace que la violencia tenga impactos distintos en este instante.  

Frente a las comunidades afro, hay una cosa que aplica para las comunidades indígenas y a otros territorios más allá del norte del Cauca. Han tomado la decisión de ser un actor de resistencia más bien pasiva, no es que no estén haciendo nada, pero no se sumaron a la institucionalidad que se creó a raíz del Acuerdo de Paz, porque saben que eso les está generando muchas dificultades y saben que en este momento no hay con quien buscar establecer un diálogo para que no se les ataque de forma tan directa contra sus propias autoridades, no hay forma de general un diálogo que reduzca la violencia contra ellas, entonces lo mejor que han decidido es que la exposición solo sea dentro de su propia institucionalidad.

6. Feliciano valencia dice que el norte del Cauca es una de las zonas más militarizadas del país, ¿esto es cierto y de serlo, tantos retenes y la droga sale como si nada?

Estoy de acuerdo con que el norte del Cauca es una de las zonas que más presencia tiene de militares y eso coincido con el senador Feliciano Valencia, pero también creo que hay que entender como es la composición territorial para poder entender el tipo de presencia que hay en el territorio de militares es una presencia que entra a chocar mucho con la población civil y que eso no ayuda. Lo otro es que la presencia que se da con el negocio de la coca tiene que ver mucho con los ríos, es algo que se hace cada vez más evidente en el sentido que lograr controlar los ríos en Colombia es determinante si queremos intentar hacer articulaciones más importantes para proteger los ríos, que simplemente tener un batallón cerca a una cabecera. Es innegable que el tema de la corrupción en estos lugares se hace más fuerte, a ello mella y ha sido bastante recurrente. Así como todos lo sabemos en torno a las rutas, pues las autoridades también lo saben, simplemente la toma de decisiones la burocracia hace que esto no permita que haya una estrategia bastante efectiva.

Foto referencia, reten ilegal en Cauca. Cortesía.

Lo otro es que la estrategia de seguridad está más enfocada a dar de baja a los líderes de los grupos disidentes, pero esa estrategia de seguridad es poco acertada y si se piensa en atacar la ruta del narcotráfico, es errada, no va por donde se encaminando, no va por ahí.

Compartir:
Total
1
Shares