Ituango: un municipio sometido por la violencia

Ituango Foto: @yonaytu
Compartir:

La comunidad de Ituango continúa siendo una de las más afectadas por la violencia que deja el conflicto armado. El Estado no llegó a las zonas que dejó las Farc cuando se firmó el Acuerdo de Paz y hoy, los paramilitares de las AGC y otro grupos armados atacan a la población con tal de tener el control del territorio.

Por: Yurany Alzate ( @yuranyAlzate1 )

Antioquia, 22 noviembre de 2021.- Ituango no merece tanta violencia, es lo que gritan hoy los habitantes del  territorio después de todo lo que han vivido durante el presente año que les recuerda un pasado lleno de violencia y olvido. Este municipio está ubicado en la subregión Norte de Antioquia, es muy extenso y tiene importantes condiciones ambientales, sociales, económicas y culturales. Entre sus límites, por ejemplo, está el Proyecto Hidroeléctrico Ituango, el parque Nacional Nudo de Paramillo y es cuna de líderes como Jesús María Valle.

PUEDE LEER

EL ARTÍCULO CONTINÚA ABAJO

TAMBIÉN PUEDE LEER

En el año 2016, cuando se firmó el Acuerdo de Paz entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) la esperanza llegó a sus habitantes. Soñaban con un municipio en paz, donde la violencia que vivieron quedara atrás.

Comenzaron a construir en comunidad un futuro diferente, de hecho, en ese entonces no se registraron muertes violentas por el conflicto armado, y le dijeron SÍ al plebiscito, ese mecanismo de refrendación que se tuvo que hacer en Colombia para aprobar los acuerdos.

AGC en El Chocó, imagen tomada del video del Pacifista.

Cuentan los líderes que prefieren no dar nombres por su seguridad, que en 2016 los campesinos podían salir a cualquier hora de sus hogares sin miedo a ser asesinados, es decir, ya no cumplían con el toque de queda después de la 6 pm. También comenzaron nuevas iniciativas productivas, volvieron las fiestas y la tranquilidad. Parecía que la paz al fin había llegado a Ituango.

Pero no duró mucho esa tranquilidad. Los homicidios regresaron, muchos de los excombatientes de las antiguas Farc que habitaban el ETCR de Santa Lucía fueron asesinados, el miedo de nuevo se apoderó de la comunidad y se comenzó hablar de la presencia de grupos paramilitares, bandas criminales, disidencias…

Quebrada del Medio, zona rural de Ituango
Foto: @yonaytu

De hecho, según la investigación que realizó la Universidad de Antioquia: Territorio de Plomoen 2018 hubo un incremento de homicidios en Ituango, por ejemplo, se pasó de 16 casos en 2017 a 61 en 2018.”  ¿Qué pasó? Muchos políticos no creían en el proceso de paz, por eso, no se le apostó a la implementación del acuerdo, lo que llevó a que el Estado no ocupara aquellos espacios donde ya las FARC no estaban.

Ese abandono del Estado al municipio, dio paso al crecimiento y fortalecimiento de grupos armados al margen de la ley que les permitió expandirse por amplias zonas rurales del territorio por donde hoy campean el miedo, el silencio, la zozobra y las leyes impuestas por estas estructuras criminales.

Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), es uno de esos grupos que más poder tiene en esta zona de Antioquia, dice un líder del territorio que también resalta que gracias a ello, volvieron los desplazamientos forzados, los asesinatos, las restricciones de movilidad y los más afectados son los campesinos.

Las AGC fortalecieron tanto su presencia en  Ituango que  hoy cuenta con un corredor natural que le permite mover tropas, armas, drogas, entre los municipios de Tarazá, en el Bajo Cauca y Peque. Según la Alerta Temprana 004 del 2021 , hay una  franja territorial que atraviesa unas 26 veredas de los corregimientos La Granja y Santa Rita, donde los homicidios selectivos, las extorsiones a pobladores y comerciantes, las incursiones armadas, los señalamientos, las restricciones a la movilidad, irrupción en viviendas, cometiendo hurtos y otros actos intimidatorios son constantes.

AGC en El Chocó, imagen tomada del video del Pacifista.

“El problema de la violencia en Ituango es de fondo; el Estado cree que con solo militarizar los territorios es suficiente y no lo es; el Estado se ha olvidado de mirar la zona rural del municipio y no quiere invertir como debería ser en Educación, en infraestructura en crear oportunidades a estos jóvenes campesinos; si esto se tuviera los jóvenes no serían una oportunidad fácil y para los grupos armados.”, afirma un líder del municipio a este portal de noticias.

Durante este 2021, Ituango ha sido foco de conflicto armado. En el mes de febrero, organizaciones campesinas y sociales como el Proceso Social de Garantías, denunciaron el confinamiento y posteriormente el desplazamiento forzado de las personas que habitaban las veredas El Quindío, Quebrada del Medio, Las Arañas y Alto del Limón, cerca de Santa Lucía, por amenazas de los grupos armados.

Santa Lucía, ituango
Foto: @yonaytu

Cuatro días después, se conoció que un grupo de familias del pueblo indígena Jaidukamá de la etnia Emberá Eyábida se desplazaron del corregimiento La Granja a causa de los continuos enfrentamientos entre las disidencias de las Farc y los paramilitares de las AGC.

Uno de los líderes con los que conversó Análisis Urbano, indica que “la paz no se consigue con guerra, sino con inversión, con oportunidades en educación, en infraestructura. Aquí no se cuenta ni siquiera con el derecho a la comunicación, no hay señal telefónica, no hay internet; los jóvenes cuando terminan el bachiller no encuentran qué más seguir estudiando porque no tienen la oportunidad. Por eso muchos se van para las filas de los grupos armados qué hay en el territorio.”

LE PUEDE INTERESAR LEER

Aunque el gobierno pactó la puesta en marcha de programas como el Plan Nacional Integral de Sustitución Voluntaria (Pnis) y los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet), y prometió proteger y cubrir con oferta institucional y fuerza pública aquellas zonas que las desmovilizadas Farc, hoy poco o nada de eso se cumple y una vez más la comunidad es la que queda en medio de los grupos armados, luchando por subsistir en un municipio que aunque lleno de diversidad, la vida y la tranquilidad siempre están en riesgo.

“Nos soñamos un territorio tranquilo, en paz, con oportunidades para nuestros campesinos y jóvenes. Con un Estado que verdaderamente invierta y le interese este territorio. Aquí en la zona rural del municipio de Ituango también somos colombianos.”, son las palabras de un líder que ha vivido la violencia en Ituango.

Compartir:
Total
40
Shares
Previous Post

Cinco líderes y lideresas trans fueron reconocidos en el Día Internacional de la Memoria Trans

Next Post

Marta Lucía Ramírez dice que para la paz del país hay que derrotar el narcotráfico

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: