La Secretaría de la No-Violencia ayuda en la reparación entre víctimas, responsables y ciudadanía

Se hizo el diseño y formulación de la Política Pública de Paz y una estrategia articulada de implementación urbana del Acuerdo de Paz, a partir de la firma del Convenio con la Justicia Especial para la Paz (JEP).
Compartir:
  • Se hizo el diseño y formulación de la Política Pública de Paz y una estrategia articulada de implementación urbana del Acuerdo de Paz, a partir de la firma del Convenio con la Justicia Especial para la Paz (JEP).
  • “Hecho en Paz” ha participado en ferias de ciudad y favoreció a más 90 emprendimientos de víctimas, firmantes de paz, jóvenes en riesgo, pospenados y personas privadas de la libertad.
  • 4.695 niños, niñas, adolescentes y jóvenes se formaron en construcción de paz en las Escuelas de la No-Violencia.

Medellín, 31 diciembre de 2022- A dos años de creación de la Secretaría de la No-Violencia, la Alcaldía de Medellín logró que víctimas, firmantes de paz, niños, niñas, adolescentes y jóvenes fueran los principales protagonistas de la construcción de paz y hacedores de espacios comunes, que antes se pensaron improbables. 

Imágenes Alcaldía de Medellín

Esto se alcanzó por medio de la atención a las víctimas del conflicto armado, y con oportunidades y formaciones para los firmantes de paz; con prevención de la vinculación de adolescentes y jóvenes al crimen organizado, con el Programa Parceros; y con formación en cultura de paz para niños y niñas; además con la implementación de acciones con sentido reparador entre víctimas, comunidad y responsables.

“La Secretaría de la No-Violencia le está cumpliendo a la sociedad y a las organizaciones comunitarias con las que nos articulamos todos los días. Este trabajo se ve reflejado en los avances en la estructuración de la Política Pública de Paz para Medellín que se ha hecho de manera participativa y que esperamos sea aprobada el próximo año en el Concejo. También, en el aumento de la cobertura y en la participación de diferentes poblaciones en varios procesos”, expresó el secretario de la No-Violencia, Luis Eduardo Giraldo.

Además, se desarrolló la estrategia de implementación del Acuerdo de Paz, a partir de la firma del Convenio con la Justicia Especial para la Paz (JEP) y el reconocimiento de la agenda por la paz con enfoque restaurativo construida por el Proceso de Memorias Colectivas y Paz Territorial en Manrique. 

Así mismo, se consolidó la estrategia de autonomía económica mediante procesos de formación para el empleo, compuestos por once cursos que impactaron a alrededor de  220 personas en desarrollo de habilidades y competencias para las poblaciones que hacen parte de los programas de la dependencia. También, se hizo acompañamiento para la empleabilidad, lo que ha permitido un enganche laboral de 963 personas, 838 de ellas han sido de población víctima del conflicto armado, es decir que, cerca del 87 % de los beneficiarios son víctimas. 

Se impactaron 141 emprendimientos con el programa de fortalecimiento a las unidades productivas de víctimas, con $199 millones. Y, por último, está la estrategia “Hecho en Paz” que ha sido parte de 12 ferias de ciudad y ha generado ventas por $228 millones en eventos como la Feria de las Flores, la Fiesta del Libro, el Mes por la Paz, los Días de la No-Violencia, y Fútbol por la Vida y por la Paz.

Entre los hitos logrados con las víctimas del conflicto se encuentra la reanudación de la búsqueda de las personas dadas por desaparecidas en La Escombrera (comuna 13), que se pudo realizar después de siete años de haber sido suspendida. Este trabajo articulado con la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y las organizaciones de víctimas, implicó un presupuesto de más de $468 millones. Otro hito es la entrega de renta básica, a 7.777 víctimas del conflicto armado, asentadas en la ciudad. 

En relación con la reincorporación y la reintegración a la vida social y económica, la Secretaría de la No-Violencia ha acompañado a 610 excombatientes para posibilitar su acceso a la oferta de empleabilidad y emprendimiento. Además, durante 2022, se fortalecieron proyectos productivos y se hicieron talleres de sensibilización con el sector empresarial para fomentar la inclusión y la no estigmatización. Además, se respaldó y difundió la ruta de reincorporación económica de los firmantes del Acuerdo de Paz desde la línea de acción “Desarrollo productivo comunitario” con acompañamiento profesional y técnico para 34 unidades productivas.

“El Museo Casa de la Memoria tiene dos grandes indicadores dentro del Plan de Desarrollo Municipal a los cuales se les ha aportado de diferentes maneras: primero, con los participantes de estrategias educativas implementadas en las garantías de no repetición. Allí, hemos contado con alrededor de 40.000 personas quienes han visitado nuestras instalaciones y han desarrollado todo un proceso formativo que avanza en la construcción de esta memoria y en la no repetición de estos actos”, precisó el director del Museo Casa de la Memoria, Edwin Arias Valencia.

Para transformar territorios y posibilitar formas pacíficas de tramitación de conflictos, se formó a 4.695 niños, niñas, adolescentes y jóvenes en construcción de paz por parte de las Escuelas de la No-Violencia, que trabajaron desde el arte, la cultura y la paz territorial a partir de procesos de memoria, verdad, justicia restaurativa y humanización de los conflictos. 

“Dentro de nuestras estrategias contra el crimen organizado y la delincuencia común, en cabeza de la Fiscalía, se está imputando el delito de instrumentalización de menores a aquellos cabecillas y miembros de todas estas organizaciones delincuenciales que estén usando o utilizando a los menores para sus fechorías. Es así que todos los cabecillas tienen imputaciones en este delito”, dijo el secretario de Seguridad y Convivencia, José Gerardo Acevedo. 

A través de la estrategia Parceros, se llegó a 1.443 adolescentes y jóvenes con procesos formativos en habilidades para la vida, construcción de paz territorial y fortalecimiento de sus proyectos de vida. Con ello, 135 jóvenes se vincularon a actividades educativas, de emprendimiento y empleabilidad. Además, el Distrito desarrolló una herramienta de análisis del estado de los NNAJ, al inicio y al final de su participación en el proyecto, lo cual permite conocer su impacto y generar conocimiento sobre la prevención de la instrumentalización o reclutamiento por parte de actores armados ilegales en la ciudad. 

En esta misma línea de construcción de paz, la Secretaría de la Juventud impulsó la campaña “Objetar es un Derecho”, dirigida a los jóvenes que en ejercicio de su libertad de conciencia no optan por la prestación del servicio militar. En este sentido, se fortaleció la ruta de atención y se acompañó a quienes han sufrido irregularidades en el proceso de definición de su situación militar.

“En Medellín, diferentes ciudadanías han movilizado la construcción de paz y las agendas de memoria, entre ellas, las juventudes han jugado un papel trascendental. Por eso, desde la Medellín Futuro, la Secretaría de la Juventud ha decidido acompañarlos en la movilización de sus agendas de paz. En ese sentido, a través de la campaña ‘Objetar es un Derecho’ acompañamos a los jóvenes en su ejercicio de libertad de conciencia que busca objetar el servicio militar obligatorio”, agregó el secretario de la Juventud, Santiago Bedoya.

En los programas Salud Pública Juvenil y Hábitat Joven, con más de 1.000 jóvenes beneficiarios, la agenda estuvo alineada con temas clave para la paz del país, como la solución al problema de las drogas, los acuerdos y los postacuerdos de paz, y el Acuerdo de Escazú, entre otros. Por medio de la estrategia Consumos Conscientes, se hizo una apuesta por la descriminalización de usuarios de sustancias, y con los proyectos Seres del Agua y Medellín en la Cabeza, se reflexionó en torno a la protección del medio ambiente y de quienes lo salvaguardan.

Compartir:
Total
1
Shares