El pasado domingo 3 de febrero, en horas de la noche, se escucharon varios disparos a la altura del kilómetro 5 de la vía que conduce de Medellín al corregimiento Santa Elena. Ocurrió cerca de la finca Aguas Bravas, en una pendiente con mucha vegetación, poco visible a esa hora de la noche. Nadie supo qué pasó y la cosa quedó así.

Pero este jueves 7 de febrero, en la mañana, el mal olor se expandió en todo el sector de la Media Luna, del corregimiento Santa Elena. La fetidez provenía de ese lugar de donde se escucharon los tiros. La comunidad buscó en el sitio y halló el cadáver de un hombre de entre 35 y 40 años de edad. De inmediato dieron aviso a las autoridades.

Con la ayuda del cuerpo de Bomberos de Medellín fue rescatado en avanzado estado de descomposición el cuerpo de un masculino de contextura delgada, tez blanca, 1.75 metros de estatura, cabello corto y quien vestía camiseta verde tipo polo, jean color azul y tenis Nike color gris.

La víctima presentaba una herida en el tórax ocasionada por arma de fuego. No fue posible conocer su identidad, pues no portaba documentos. Además estaba irreconocible, por lo que no fue posible que los curiosos lo reconocieran. La Sijín embaló el cadáver y lo trasladó a Medicina Legal. Las circunstancias, móviles y responsables del hecho son materia de investigación.