En el marco de la 49ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que tuvo lugar en Medellín, el movimiento ciudadano Defendamos la Paz envió una carta al secretario general de dicho organismo, Luis Almagro, para reclamar por la percepción que este tiene en torno a la implementación del Acuerdo de Paz. Particularmente, por el compromiso que ha tenido el presidente Iván Duques, según Almagro, con la materialización de los compromisos consignados en los textos de La Habana.

Los firmantes de la misiva –exnegociadores de paz, congresistas, organizaciones sociales, víctimas del conflicto armado, académicos, entre otros-, afirmaron que no es cierto que, como lo dijo Almagro en mayo de este año, el Gobierno de Duque haya “hecho todo” por mantener la paz. “Lamentablemente, la situación es muy distinta de la que usted describe en su declaración”, señalan, acuñando la confusión a las declaraciones que ha hecho Duque durante sus viajes al exterior.

“A pesar de que, en sus frecuentes giras internacionales, el presidente afirma estar comprometido con la implementación integral del Acuerdo Final, en el país su política se ha restringido a prometer que cumplirá solo con la adecuada reincorporación de quienes dejaron las armas y a la implementación parcial de algunos componentes del Acuerdo. Entendemos que esta contradicción entre lo que se dice afuera y lo que se hace adentro puede llevar a los espectadores internacionales a conclusiones erradas”, señalan los integrantes de Defendamos la Paz.

En tal sentido, enlistaron tres puntos que, para los signatarios de la misiva, evidencian la falta de compromiso del primer mandatario con cumplir con el Acuerdo de Paz. “No es cierto que el presidente Iván Duque haya hecho todo por profundizar la paz con justicia”, dijeron. Y explicaron, por ejemplo, que los recursos que se destinaron en el Plan Nacional de Desarrollo para implementar el Acuerdo “son insuficientes y, además, el presidente Duque objetó la ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz”.

Defendamos la Paz también cuestionó las declaraciones que hizo Almagro en mayo, en las que afirmó que el Acuerdo de Paz propició el crecimiento de los cultivos considerados de uso ilícito y que ello hace insostenible cualquier paz. Por ello, los miembros de dicho movimiento recordaron al secretario de la OEA que los textos de Cuba incluyeron un punto dedicado exclusivamente a la lucha contra el narcotráfico y que “consigna tanto el compromiso de las Farc de contribuir de manera efectiva, con la mayor determinación y de diferentes formas y mediante acciones prácticas, con la solución definitiva al problema de las drogas ilícitas, y en un escenario de fin del conflicto, de poner fin a cualquier relación, que en función de la rebelión, se hubiese presentado con este fenómeno”.

Además, le argumentaron a Almagro que los compromisos adquiridos por el Estado con las familias históricamente dedicadas a cultivos ilícitos han sido incumplidos, referidos a los programas de sustitución voluntaria. “La expectativa generada entre cientos de miles de familias que participaron en Acuerdos Colectivos y se inscribieron en el Programa ha sido frustrada por este Gobierno que sólo continuará apoyando las familias que ya habían iniciado el proceso, pero no al resto. Resulta inexplicable que el Gobierno Nacional haya frenado el estímulo a la sustitución voluntaria, optando por la vía represiva que incluye la apuesta por retomar las aspersiones aéreas con glifosato”.

Finalmente, pusieron en evidencia el asesinato sistemático de excombatientes de la desarmada guerrilla de las Farc que ya supera el centenar. Así, los miembros de Defendamos la Paz afirmaron que no han sido suficientes las medidas implementadas por el gobierno Duque para ofrecer garantías ni seguridad a la vida de estas personas. “Lo que sumado a los cientos de líderes sociales asesinados dibuja un panorama muy incierto para solidificar la confianza en el proceso y avanzar en la senda de una paz sólida y duradera en todo el territorio nacional. Por lo tanto, las medidas que usted reseña como avances no lo son en realidad”.

El movimiento nacido para defender el Acuerdo de Paz le pidió a Almagro, por esas tres razones, hacer una aproximación “más objetiva” a la hora de evaluar el compromiso del presidente Duque con el Acuerdo de Paz. Especialmente, ahora que está en la capital antioqueña, acompañado de los diplomáticos que representan a los 35 países que hacen parte del organismo. A ellos, según confirmaron los firmantes de la misiva, les llegará una copia de la misma para que conozcan en el estado real en el que, dicen, se encuentra la implementación del Acuerdo de Paz.

Tomado de El Espectador