En respuesta al comunicado de la Secretaría de Gobierno del municipio de Tierralta, Córdoba, expedido “con el objeto de desvirtuar las afirmaciones supuestas en redes sociales por la Asociación Cordoberxia, donde de manera irresponsable afirma que la señora María del Pilar Hurtado Montaño es una lideresa social y estaba referenciada en un panfleto amenazante que circuló en días anteriores en el municipio de Tierralta, Córdoba”, la referida Fundación emitió a su vez un comunicado en el que niega lo que asevera la Administración Municipal.

La Fundación Cordoberxia, en un correo que llegó a nuestra sala de redacción, denominado “comunicado público: peligrosos señalamientos del alcalde de Tierralta contra defensores de derechos humanos”, y cuyo remitente es la Comisión DH MapaAntioquia, deja en claro que: “nuestra publicación en Facebook…, no afirma ‘liderazgo social’ alguno o que la víctima fuese quién se señala en el “panfleto”; pese a versiones afirmativas de la comunidad de Tierralta que nos llegaron por varios medios de comunicación”.

Añade la Fundación que “en relación con la respuesta ‘institucional’, que es firmada por el secretario de Gobierno municipal Willington Ortiz, el mayor de la policía David Quintero y la representante de la Procuraduría nacional en Tierralta, personera María Ferraro, nos señalan de ‘irresponsables’…, es menester reclamar a los funcionarios de las instituciones relacionadas respeto a nuestra labor de promoción y defensa de derechos humanos”.

Para Cordoberxia es “irresponsable” por parte del secretario Willington Ortiz no trascender de la realización de consejos de seguridad, “que a todas luces” no han frenado los hechos violentos en Tierralta, que es un municipio Zomac (Zonas más Afectadas por el Conflicto Armado) y con “demarcada situación de conflicto armado”.

Recuerda la Fundación que en Tierralta hay “presencia directa de grupos armados ilegales organizados, de incidencia y poder coercitivo que han malogrado (recientemente) la dignidad de los Tierraltenses con un desplazamiento indígena masivo, 4 asesinatos en menos de 60 días en zona urbana, 2 líderes sociales amenazados y desplazados, un reincorporado de las Farc asesinado en zona rural”, entre otros hechos que menciona y que para ella supone ausencia de “gobernabilidad local y orfandad de Estado Social de Derecho”.

Que la personera acuda a interrogar una víctima, en compañía de la Policía Nacional, “es irresponsable”, afirma Cordoberxia, y presume que así se revictimiza a la pareja sentimental de la occisa. Además, dice la Fundación, se “deslegitima la presunción de la buena fe que nos asiste, afirmando hechos que deben ser exhaustivamente investigados y no afirmados por una entrevista a todas luces desviatoria de la realidad perpleja de inseguridad que existe en Tierralta”.

Se lee en el escrito que “la Policía Nacional no puede aseverar una versión de un ciudadano, conforme lo hace el mayor de la policía David Quintero, al firmar el ‘comunicado público’, sin que las pesquisas y los estudios de peritaje afianzados en la investigación lo demuestren”.

La Fundación exige respeto y solicita apertura de investigaciones disciplinarias en contra de los funcionarios públicos citados en su comunicado.

“No se puede desviar o desvirtuar la realidad de desplazamiento, amenaza y muerte latentes en Tierralta. Requerimos al Gobierno central atender e intervenir el municipio de Tierralta, porque las medidas locales no han sido suficientes y mucho menos eficaces”, añade el texto de la Fundación.

Y finaliza el comunicado de la Fundación: “No se puede de ninguna manera realizar macartización a nuestra Fundación Social, con reconocida incidencia en la defensa de derechos humanos con ‘entrevistas apresuradas’ que pareciera que buscan ‘apagar el incendio’ en que está sumido el pueblo Tierraltense. Responsabilizamos a Fabio Otero (alcalde de Tierralta) de lo que pueda pasarle a Andrés Chica Durango, responsable de derechos humanos de la Ascsucor, quien cuenta con todo nuestro respaldo. Alcalde irresponsable que intenta tapar los asesinatos de Tierralta, Córdoba”.