En el sitio en el que cayó baleada María del Pilar Hurtado el viernes en la calle 2, sector La Esperanza, en Tierralta (Córdoba), quedó el portacomidas rojo que llevaba con alimento para ella y sus dos hijos gemelos.

La mujer de 34 años se dirigía a las 7 a.m. –hora en el que ocurrió el ataque sicarial– al aserradero en el que hacía dos días había empezado a trabajar en oficios varios cuando fue interceptada por dos hombres armados que le dispararon en varias oportunidades ante la presencia de dos de sus cuatro hijos menores.

Tras el crimen, que causó conmoción nacional, los menores protagonizaron dolorosas escenas de dolor ante el cadáver baleado de su madre.

Manuel del Cristo Berrío, de 52 años, compañero sentimental de María del Pilar, explicó que ella había decidido llevar a sus dos hijos gemelos al trabajo porque no tenía con quién dejarlos.

“No sabemos por qué la mataron, ella era trabajadora, no teníamos problema con nadie, solamente nos dedicábamos a trabajar por nuestros hijos”, aseguró el hombre entre sollozos.

La mujer deja huérfanos a cuatro hijos fruto de tres relaciones sentimentales: un adolescente de 14 años, hijo de su primer esposo; con su segunda pareja concibió los gemelos de 12 años, y luego se comprometió con Manuel Berrío, con quien tuvo un niño que hoy tiene 5 años.

Once años juntos
Manuel y María del Pilar se conocieron hace once años cuando trabajaban en una mina de oro en Condoto (Chocó). Entonces decidieron irse a vivir juntos al municipio de Nóvita, en ese mismo departamento.

Meses después viajaron a Cali a seguir probando suerte, pero según Manuel, “ella insistía en que quería conocer Tierralta porque era mi tierra natal y hace unos cuatro años llegamos a rebuscarnos en esta zona del país”.

Ya en tierras cordobesas la pareja se dedicó a labores de reciclaje hasta que lograron levantar una humilde vivienda en la calle Nº 1, del sector Los Robles, en el barrio 9 de Agosto, un sector de invasión en el barrio Tierralta.

Los vecinos la describen como una mujer sociable, pero al mismo tiempo muy reservada, dedicada a su trabajo. “Salía a trabajar muy temprano, en ocasiones en compañía de algunos de sus hijos”, asegura una vecina que pidió no revelar su identidad.

Precisamente por salir a trabajar junto a sus hijos, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar inició hace dos semanas un proceso de restablecimiento de derechos a los menores, dijo desde Tierralta la directora Juliana Pungiluppi.

Tíos asumen custodia
La custodia de los cuatro menores de edad será asumida de manera provisional por los hermanos de la víctima, por lo que los niños fueron trasladados a Puerto Tejada (Cauca), de donde era oriunda su mamá.

A María del Pilar, la sexta de 11 hermanos, le sobrevive su mamá que reside en Cali. El cuerpo fue velado por algunas horas en la funeraria San José Patrono, de Tierralta, y luego fue llevado al aeropuerto Los Garzones de Montería, desde donde fue trasladado a su tierra natal.

Los peritos forenses informaron que el cuerpo de María del Pilar recibió varios disparos, dos de ellos directos a la cabeza que fueron los que le ocasionaron la muerte en forma instantánea.

Versiones encontradas sobre móviles del crimen
Mientras que las autoridades afirman que María del Pilar Hurtado no era una lideresa social y que no tenía amenazas, dos fundaciones de derechos humanos aseguran que la mujer trabajó con víctimas en el Cauca y que sí estaba amenazada tanto en el sur del país como en Tierralta.

Andrés Chica, director de la Fundación Social Departamental Cordoberxia, le dijo a EL HERALDO que aunque Hurtado “no lideraba un proceso acá directamente”, refiriéndose a Córdoba, sí había sido amenazada en un panfleto de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia “que circuló en físico y en redes la primera semana de junio”.

En el panfleto se lee “declaramos objetivo militar a las siguientes personas” y entre ellas aparece “la gorda hpta mujer del chatarrero” (sic), sobre la que Chica asegura se refiere a la víctima mortal, quien era recicladora igual que su esposo Manuel Berrío.

Asevera, además, que su esposo y los vecinos de Hurtado pueden estar amenazados y por eso niegan las supuestas amenazas y el aparente liderazgo social de la víctima.

A su vez, la emisora de la Universidad del Cauca, Unicauca Estéreo, publicó en su cuenta de Twitter apartes de una entrevista con Rocío Pérez, coordinadora de la Mesa Municipal de Víctimas de Puerto Tejada e integrante de la Mesa Departamental de Víctimas en el Cauca.

La activista aseguró al medio universitario que “María del Pilar Hurtado se fue de Puerto Tejada por amenazas y hoy regresa en un féretro”, y agrega que “María del Pilar Hurtado había sido amenazada por su trabajo en la Fundación de Víctimas Adelante con Fortaleza, Funviavor, en la que se dieron a conocer denuncias contra los narcotraficantes y las pandillas que delinquen en jurisdicción de Puerto Tejada, norte del Cauca”.

Agregó que “incluso, el pasado 8 de junio ella fue víctima de una golpiza por parte de desconocidos sin que hasta ahora las autoridades hayan dado con los responsables”.

Y concluyó que Hurtado había llegado a Tierralta junto a su esposo y sus cuatro hijos menores, hacía más o menos un año. Sin embargo, la gobernadora de Córdoba, Sandra Devia, aseguró este sábado en rueda de prensa que la persona a la que se refieren en el panfleto no es Hurtado, sobre quien afirmó, además, llevaba no uno sino cuatro años en Tierralta: “Dentro del panfleto de unos líderes que denunciaron amenazas todos tienen protección, ella no se encuentra; sin embargo, para nosotros todo ciudadano merece la protección del Estado y en este caso rechazamos este crimen por su condición de madre, de mujer y de desplazada”.

El comandante de la Policía Córdoba, coronel Jairo Baquero, respaldó esta versión: “El 2 de junio apareció un panfleto circulando en el municipio de Tierralta, donde amenazan a siete personas determinadas. Estas personas recibieron las medidas de protección de la Policía Nacional (…). La persona asesinada el día de ayer no está en este listado, creemos nosotros que esta no es la consecuencia de su muerte, tenemos cuatro hipótesis delictivas adicionales”.

Entre tanto, el presidente Iván Duque ordenó desde Francia, donde se encuentra en visita oficial, dar con los asesinos: “Condenamos atroz crimen de María del Pilar Hurtado Montaño en Tierralta, Córdoba. Nos duele profundamente la tristeza y el sufrimiento de su hijo. Nuestra solidaridad con sus familiares. Solicité a autoridades acciones inmediatas para dar con responsables de este repudiable hecho”.

$20 millones de recompensa
Las autoridades ofrecieron $20 millones por información que permita capturar a los autores del asesinato de María del Pilar Hurtado, anunciaron al término del consejo de seguridad ordenado por el presidente Duque.

La gobernadora Sandra Devia dijo que un cuerpo élite y un fiscal especializado adelantarán la investigación de rigor.

Francisco Barbosa, consejero para los DDHH, quien se desplazó para asistir al consejo de seguridad por orden del presidente Duque, dijo que María del Pilar llegó a Tierralta porque tenía actividades “normales” de trabajo como cualquier persona en el país.

Tomado de El Heraldo