Un juez de control de garantías del Distrito Judicial de Guadalajara de Buga (Valle del Cauca) cobijó con medida de aseguramiento en cárcel al subcomandante de la Policía de Buenaventura (Valle del Cauca), y a un patrullero de la misma institución. Los uniformados son investigados por presuntos nexos con la estructura delictiva Clan del Golfo.

Se trata del Mayor Cristhian Adrián Torres Castellanos, subcomandante de la Policía de Buenaventura; y del patrullero Jhon Fredy Valencia Gómez, quienes fueron investigados por la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales (Decoc) de Bogotá.

El material probatorio recaudado le permitió a la Fiscalía establecer que luego de la captura de Diego Fernando Duque Ríos, supuesto cabecilla de las Autodefensas Unidas del Pacífico (AUP), en mayo de 2018, los policías imputados habrían hecho exigencias económicas a Duque que superarían los 100 millones de pesos.

Según se pudo establecer, 100 millones habrían sido pedidos para liberar a la esposa de Duque, a quien habrían retenido en el momento de su captura. La mujer habría sido llevada a una casa en Pasto (Nariño) donde estuvo retenida mientras su esposo conseguía el dinero exigido.

Otra suma, esta vez por 2 millones de pesos, habría sido requerida por el mayor y el patrullero para ubicar a varios testigos que podrían afectar el proceso contra Duque. En este caso, la promesa de los uniformados era hacer que los testigos cambiaran sus declaraciones ante las autoridades.

Por estos hechos la Fiscalía formuló cargos contra el Mayor Cristhian Adrián Torres Castellanos, por los delitos de concierto para delinquir agravado, secuestro extorsivo, concusión y cohecho. Al patrullero Jhon Fredy Valencia Gómez le imputó los delitos de secuestro extorsivo y concusión.

Por determinación del juez los dos policiales deben cumplir la medida de aseguramiento en las cárceles San Isidro de Popayán (Cauca) y Palogordo en Girón (Santander).