Pesebreros, los matapolicías en Medellín, también bajo protección oficial

1000

Por Análisis Urbano

A las 4:00 p. m. del 23 de septiembre de 2013, cayó asesinado por arma de fuego, en la calle 59 con la carrera 69, barrio La Iguaná, el subintendente de la Policía Nacional, José Rolando Taborda Gómez, de 35 años, adscrito al Departamento de Policía Antioquia, Deant. Fue capturada una persona indiciada del hecho.

Dos años después, el 10 de septiembre de 2015, en las horas de la mañana, fue asesinado Rubén Darío Soto Giraldo, agente del Servicio de Inteligencia de la Policía, Sipol, paradójicamente, cerca de donde fue asesinado el subintendente Taborda. En este último caso los videos registran cómo los sicarios salieron de la zona pesebrera y después de ejecutar el asesinato regresaron nuevamente.

Imagen del patrullero, Rubén Darío Soto Giraldo, asesinado por los Pesebreros. Foto cortesía.

Coincidencialmente, Rolando, tenía familiares en el barrio El Pesebre y Rubén vivía con la familia allí. El barrio es considerado la base principal de la banda Los Pesebreros.

¿Por qué Los Pesebreros matan policías?

Según informaciones que llegan a Análisis Urbano, en los dos casos existió presión por parte Camilo A, jefe de la organización armada, para que realizaran unos favores a Los Pesebreros. Los dos uniformados dijeron no y por eso los condenaron a muerte. Un testigo afirma que: “Sabían cómo se movían los policías, era muy fácil presionarlos para que trabajaran con ellos, más ingenuos que no lo hicieron, lo mejor que hubieran hecho era largarse de allí. Nunca creyeron que ellos los matarían”.

Alias el Tío y alias el Diablo, comprometidos en los asesinatos

El barrio La Iguaná es considerado uno de los bastiones de la estructura de Los Pesebreros, que se encuentra al mando de Freyner Alfonso Ramírez, alias Carlos Pesebre, criminal que se encuentra recluido en la cárcel de Valledupar, pagando una cómoda condena.

Imagen tomada de Internet.

La estructura de Los Pesebreros se encuentra en la actualidad bajo el mando de Camilo A, conocido también como Camilo el Grande, o Ilo, criminal que ha delegado en alias el Tío, conocido como Bernardo o Careperro, el control del citado barrio. Este sujeto, en compañía de William Alberto Duque, alias el Diablo, quien es el encargado de la zona comprendida entre Córdoba, el Diamante, San German y La Iguaná, estuvieron, presuntamente, involucrados en los asesinatos.

Análisis Urbano pregunta, ¿los policías que sirven en la nómina de Los Pesebreros no se han dado cuenta de que ellos podrían ser los próximos asesinados por parte de esta banda? ¿Cuándo actuará la institucionalidad contra estos criminales que desde hace años tienen bajo control criminal una vasta zona que comprende parte de las comunas 7, 12, 13 y 16? ¿Cuántos policías y ciudadanos deberán morir para que se desmantele una estructura que cuenta con protección oficial?