En Caucasia, municipio del Bajo Cauca antioqueño, azotado por la violencia que protagonizan grupos armados al margen de la ley, los ciudadanos convocaron a un plantón y oración para pedir que cesen las acciones de los violentos y se apague el ruido de los fusiles.

La actividad se realizará este sábado 10 de marzo, a las 6:00 p.m. y fue anunciado a través de las redes sociales, a raíz del asesinato de Howerd Oviedo Martínez, un ciudadano ejemplar y modelo a seguir, ocurrido el pasado lunes 5 de marzo y cuyo sepelio se cumplió dos días después, el miércoles.

Por las calles del municipio se escucharon las bocinas de los autos y los pitos de las motos, en señal del rechazo, mientras avanzaba el cortejo fúnebre hacia el cementerio Campos de Paz de Caucasia, lugar donde se le dio cristiana sepultura a Hower Oviedo.

Con la etiqueta #NomásMuertosEnCaucasia, familiares, amigos, allegados y compañeros de trabajo convocaron a la manifestación pacífica de esta tarde-noche.

“Me uno en oración para que sanemos nuestros corazones del odio y el rencor, para que nos reconciliemos con el perdón, para que nos amemos unos a otros como Dios nos ama, para que Dios nos de la paz y no como la da el mundo. Amén”, dijo una de las personas que asistirá al plantón que se hará en el mismo lugar donde fue asesinado Howerd: una panadería del Parque de las Ceibas.

Mediante la oración se pedirá a Dios que bendiga y proteja al pueblo de Caucasia. “Caucasia somos todos. A las 6 p.m. damos inicio. Ven con alguien más, trae tu camiseta blanca y tu corazón dispuesto. La cita es en el Parque de las Ceibas. No faltes”, reza la invitación que circuló por redes sociales.

Howerd fue atacado a tiros por sicarios cuando este se encontraba en una panadería. El homicidio causó una gran tristeza en la población que ahora se siente insegura y sin esperanza por los constantes enfrentamientos entre grupos armados ilegales, entre ellos las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC, disidencias de las Farc y los Caparrapos. En la última semana han sido asesinadas ocho personas en Caucasia, entre ellas una mujer y un menor de edad.