Nicolás Rodríguez Bautista, uno de los comandantes del Ejército de Liberación Nacional (Eln), en un comunicado emitido por ese grupo subversivo, dirige un mensaje a los militares y policías de Colombia, a quienes llama la atención por ser ellos “el aparato del Estado con el cual el Gobierno también defiende los intereses de un grupo reducido de oligarcas, a los que les interesa la guerra porque les permite enormes ganancias”.

Dice Rodríguez que el presidente Iván Duque “se jacta de encabezar dos guerras y convierte a las Fuerzas Armadas en carne de cañón, pero los campos de batalla son cubiertos con sencillos hijos del pueblo, unos reclutados a la fuerza, y otros arrastrados a colgarse el fusil como tropas profesionales por ser el único empleo disponible para muchos colombianos del común”.

Asegura que “bandas corruptas al interior de las FF. AA. se apropian de grandes partidas del presupuesto nacional, aportadas por los impuestos de los colombianos, que el régimen las usa para hacer una guerra contra estos mismos contribuyentes, mientras que policías y soldados, junto a los suboficiales, ganan sueldos miserables que no les permite cubrir sus necesidades básicas”.

Exhorta a los militares “honrados y patriotas” de Colombia a que no permitan que sus jefes “al servicio de intereses foráneos”, los lleven al “sacrificio inútil” y se consume para la historia otro “capítulo triste”, como el de “la Guerra de Corea”.

“Sus madres no necesitan medallas, los necesitan a ustedes”, recalca Rodríguez Bautista. Y finalmente lanza una reflexión: ¿Han visto ustedes un soldado raso, un soldado profesional, un suboficial, o un oficial en misiones de contrainsurgencia, que sea hijo de una de las 20 familias de la oligarquía colombiana, de esas que están atizando la guerra contra Venezuela? ¿Verdad que no? Si a ellos les tocara ir al campo de batalla, esa guerra nunca la harían o ni siquiera la pensarían”.

Esta es la transcripción del comunicado del Eln:

“Mensaje N.25 a las FF. AA.: Si la élite fuera al campo de batalla…”. “Comandante Nicolás Rodríguez Bautista”.

“Señoras y señores militares y policías colombianos, les escribo de nuevo porque hay temas de profundo interés para el intercambio, debido a acontecimientos que estremecen la vida del país, en los que ustedes son parte importante”.

“En la grave situación de guerra que vive Colombia, ustedes son el aparato del Estado con el cual el actual Gobierno también defiende los intereses de un grupo reducido de oligarcas, a los que les interesa la guerra porque les permite enormes ganancias, de las que la cúpula de las FFAA, también recibe una buena tajada”.

“Diferente es la situación para la inmensa mayoría de las FFAA que no es privilegiada y ustedes sí que conocen bien esta realidad. Sin duda muchos de ustedes vieron con ilusión el proceso de Paz iniciado en el Gobierno de Juan Manuel Santos, porque se creó la expectativa de acabar la guerra y construir la paz”.

“Desgraciadamente esta expectativa la fueron apagando, y hoy para la Colombia humilde, no solo convirtieron la esperanza en frustración, sino que abrieron un nuevo frente de batalla, debido al triste papel asignado por los Estados Unidos al mal llamado Gobierno colombiano, con el que convierten el territorio nacional en una Cabeza de playa, de una potencial intervención contra la hermana República de Venezuela”.

“El presidente Duque se jacta de encabezar dos guerras y convierte a las FFAA en “carne de cañón”, pero los campos de batalla son cubiertos con sencillos hijos del pueblo, unos reclutados a la fuerza, y otros arrastrados a colgarse el fusil como tropas profesionales por ser el único empleo disponible para muchos colombianos del común”.

“Policías y soldados junto a los suboficiales ganan sueldos miserables que no les permite cubrir sus necesidades básicas, mientras bandas corruptas al interior de las FF. AA. se apropian de grandes partidas del presupuesto nacional, aportadas por los impuestos de los colombianos, que el régimen las usa para hacer una guerra contra estos mismos contribuyentes”.

“Pero no solamente las FFAA colocan los muertos, heridos y mutilados en estas 2 guerras, también afectarán a muchos de los habitantes humildes de lado y lado de la frontera, quienes quedan atrapados en medio de una conflagración planeada desde los EEUU”.

“¿Cuál será el costo para el hermano pueblo de venezolano? Similar al que pagaron Vietnam, Irak, Afganistán, Libia y Siria entre otros, naciones escogidas por la potencia imperial para saquearles sus riquezas y ampliar su hegemonía en el planeta”.

“Las tropas de las FFAA colombianas no deben obedecer órdenes de quienes van a enriquecerse con la sangre y el sacrificio de ustedes”.

“Lejos está su misión de “defender la patria” sacrificando su vida, para ir a una guerra contra pueblos hermanos, quienes nunca han hecho daño a nadie en Colombia, ni siquiera a los oligarcas enemigos del pueblo colombiano y del pueblo venezolano”.

“Militares colombianos, no manchen sus uniformes con la sangre humilde de un pueblo hermano”.

“Madres humildes de los soldados y policías colombianos, no permitan que sus hijos mueran o quedan mutilados en una guerra fratricida, que además amenaza a un más la paz de otros pueblos del mundo”.

“Todos los pueblos del mundo tienen el sagrado derecho de resolver sus diferencias de manera soberana y nadie puede abrogarse derecho alguno, para intervenir en sus asuntos internos”.

“Atacar al país vecino es sencillamente una agresión cobarde y ningún colombiano ni colombiana con dignidad, puede violar el principio de auto determinación de los pueblos”.

“Militares honrados y patriotas de Colombia, no permitan que sus jefes al servicio de intereses foráneos, los lleven al sacrificio inútil y se consume para la historia otro capítulo triste, como el de la Guerra de Corea. Sus madres no necesitan medallas, los necesitan a ustedes”.

“Finalmente agrego esta reflexión: ¿Han visto ustedes un soldado raso, un soldado profesional, un suboficial, o un oficial en misiones de contrainsurgencia, que sea hijo de una de las 20 familias de la oligarquía colombiana, de esas que están atizando la guerra contra Venezuela? ¿Verdad que no? Si a ellos les tocara ir al campo de batalla, esa guerra nunca la harían o ni siquiera la pensarían”.

“Con respeto y consideración, Nicolás Rodríguez Bautista, Primer Comandante del ELN de Colombia. Marzo de 2019”.