En un video que circula en redes sociales, el cantante Darío Gómez, denominado el rey del despecho, fue detenido por unos minutos en el aeropuerto Antonio Nariño del municipio de Pasto, en el departamento de Nariño.

El hecho ocurrió el pasado domingo 7 de julio, cuando Darío Gómez se disponía a tomar el avión que lo conduciría a la ciudad de Bogotá. Al sentir el olor a licor, las autoridades le recordaron que está prohibido abordar en estado de embriaguez.

El cantante se salió de la ropa y discutió con la Policía. Dijo en repetidas ocasiones que la autoridad “era la más corrupta de todos los colombianos”. Los agentes indicaron que el incidente no se presentó con la Policía sino con la aerolínea, que fue la que tomó la decisión de no dejarlo volar.

A Darío Gómez le dieron un tinto, conversaron con él, le explicaron la situación y pasadas unas horas (y la rabieta), pudo viajar a la capital de la República.

En un video posterior, publicado en Instagram, el rey del despecho explica su versión de lo ocurrido. Dice que no quiso omitir los protocolos establecidos para la seguridad de los aeropuertos del país. Que reaccionó porque no lo dejaban viajar y tenía que cumplir con otros compromisos.

Agregó que no estuvo detenido y que simplemente optó por retirarse del lugar de los acontecimientos. Añadió que su vida pública y personal siempre ha estado lejos de esos hechos y que solo le interesa llevar esparcimiento a los colombianos. “A todos mis seguidores, les quiero mucho. Gracias”, dijo y se despidió.