La Alcaldía de Medellín y la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá dieron a conocer este miércoles 24 de abril el listado con los alias de las personas más buscadas por las autoridades, quienes serían cabecillas de estructuras criminales.

Llama la atención que el listado está publicado en carteles que tienen una silueta negra, que corresponde a cada alias, y que no contienen los nombres de pila de estas personas.

La razón, según el alcalde de la ciudad, Federico Gutiérrez, es que estos señalados apenas están en proceso de judicialización y por lo tanto no hay órdenes de captura en contra de ellos. Aun así, se ofrecen 50 millones de pesos de recompensa por información que conduzca a la captura (que sería ilegal) de estas personas.

O lo que es lo mismo, como no tienen órdenes de captura, no se pueden capturar y menos utilizar sus nombres ni sus rostros, porque es ilegal. Así que, por más que los denuncien y se diga cuál es su ubicación, no los pueden arrestar porque va contra la ley. En consecuencia, la campaña raya en lo absurda. Análisis Urbano intenta creer que las autoridades lo que quieren es que esos alias sepan que están en la mira de la justicia.

“Los tenemos bien identificados, sabemos quiénes son, pero para que se tengan las órdenes de captura se necesitan denuncias y más información”, dijo el alcalde.

En total son 146 personas las que hacen parte de esos “más buscados” y que serían responsables de delitos como homicidio, hurto, extorsión, desaparición forzada, desplazamiento y venta y tráfico de estupefacientes al menudeo. En un afiche figuran los 12 alias señalados como los más peligrosos, y en otros 15 afiches están las siluetas de 134 presuntos bandidos.

Entre los más buscados se encuentran alias el Guasón (la Terraza), alias Colmillo (odín Caicedo), alias Juano (los Triana), alias Turrón (la Sierra), alias Gomelo (odín Picacho), alias Toño (Robledo), alias el Indio (Trianón), alias Titi (la Unión; alias el Flaco (Chatas), alias Alber (Pachelly), alias Pocho (Pachelly), y alias el Montañero (el Mesa).

Estas personas, además de delinquir en el Valle de Aburrá, según las autoridades, también lideran la ilegalidad en algunas subregiones de Antioquia y el envío de droga al exterior. Entre las 3.000 personas capturadas en la administración Gutiérrez, 135 son cabecillas. A todos los reemplazaron ya, porque el negocio sigue.

En el otro cartel están los alias más buscados de las comunas: Popular, Santa Cruz, Manrique, Aranjuez, Castilla, Doce de Octubre, Robledo, Villahermosa, Buenos Aires, La América, San Javier, Guayabal, Belén y los corregimientos Altavista y San Antonio de Prado.