Medellín da un paso significativo para convertirse en la capital de la movilidad eléctrica en América Latina al poner a rodar taxis eléctricos por sus calles y de esta manera emprender una nueva acción para mejorar la calidad del aire y enfrentar el calentamiento global.

Desde este viernes 20 de septiembre funcionan los cuatro primeros, gracias al proyecto de la Administración Municipal y EPM con el que se entregan incentivos económicos a los propietarios para reemplazar los más antiguos de la ciudad por vehículos cero emisiones.

“Antier mostramos los buses ciento por ciento eléctricos y hoy le damos la gran noticia a la ciudad y al país de que ya están rodando los taxis ciento por ciento eléctricos por Medellín. Son decisiones correctas para proteger el planeta y mejorar la calidad del aire y sobretodo la salud de las personas”, dijo el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga.

La compra y puesta en operación de estos por parte de propietarios particulares se da luego de la primera convocatoria en la que se publicó una lista de elegibles, de acuerdo con los requisitos, como tener una antigüedad mayor o igual a cinco años, operar con combustión interna, a gasolina o diésel y no tener sanciones de suspensión o cancelación de licencia de conducción vigente en el SIMIT y RUNT durante los dos años anteriores al momento de la inscripción.

“Más que una transformación o un cambio de tecnología, aquí lo que se da es un cambio cultural de que debemos cuidar el medio ambiente, que hay que contribuir con acciones claras frente al calentamiento global y que desde Medellín estamos aportando y que, por ello, será la capital de la movilidad eléctrica en América Latina”, añadió Gutiérrez Zuluaga.

Esta iniciativa contempla 1.500 taxis para la ciudad en los próximos tres años. Con cada uno se evitará, anualmente, la emisión de 13 toneladas de CO2 y de 0,1 kg de PM 2,5, lo que contribuirá a la mitigación del cambio climático y al mejoramiento de la calidad del aire.

Los carros cuentan con autonomía aproximada de 200 kilómetros. La carga lenta, de cinco horas, genera un rendimiento del ciento por ciento. La carga rápida, que es de 20 minutos, produce un funcionamiento de la batería de un 80 %.

Estos vehículos tienen un sistema de regeneración que permite que cuando van en descenso se puede recargar la batería y tienen mejor eficiencia subiendo lomas, comparados con otro tipo de carros. En pendientes alcanzan hasta 40 kilómetros por hora en 8 segundos.

“Con lo que está haciendo Medellín se puede hablar de una ciudad moderna, con buses y taxis eléctricos. La he recorrido durante ocho años en taxi y uno ve cuándo la gente quiere una ciudad verde, quiere a los árboles, a una quebrada o a un animal. Usar estos vehículos será una contribución de los ciudadanos con el medio ambiente”, expresó José Ricardo Cometa, propietario de uno de estos carros.

Los taxis eléctricos se suman a otras acciones que adelanta Medellín para convertirse en la capital latinoamericana de la movilidad eléctrica: recientemente llegaron a la ciudad 64 nuevos buses eléctricos que rodarán por los corredores de Metroplús. Además, se pondrá en marcha el Metrocable Picacho con la tecnología más moderna del país y ya la Administración Municipal cuenta con siete vehículos cero emisiones para la labor de agentes de tránsito.