Alcalde y exalcalde de Nechí en la cárcel por corrupción

Publicado el: 1 Agosto, 2017

En Nechí, el alcalde del periodo 2016-2019, Miguel Enrique Franco Menco, y el exalcalde anterior, periodo 2012-2015, Eduardo Cabrera Urbiña, se encuentran capturados por corrupción. El secretario de Hacienda y Tesorero, Carlos Enrique Salgado Ruendes, fue sancionado por la Contraloría en noviembre de 2016 y por la Procuraduría en mayo de 2017, pero solamente renunció a su cargo el pasado 26 de julio.

Por: Eli_Inspector

El alcalde actual y un exalcalde de Nechí, están capturados y procesados por corrupción. Más que un titular de prensa la noticia de la captura de dos gobernantes es síntoma de preocupación. El alcalde de Nechí elegido para el periodo 2016-2019, Miguel Enrique Franco Menco, se encuentra sindicado de los delitos de peculado por apropiación, falsedad ideológica de documento público y concierto para delinquir. El exalcalde del periodo 2012-2015, Eduardo Enrique Cabrera Urbiña, está capturado por haberse apropiado de doscientos millones de pesos de las regalías para pagar una deuda personal.

Como si fuera poco, desde el 10 de mayo el secretario de Hacienda y Tesorero del municipio de Nechí, Carlos Enrique Salgado Ruendes, fue sancionado por la Procuraduría, que lo inhabilitó por cinco años para ocupar cargos públicos y contratar con el Estado. Apenas el 26 de julio renunció a su cargo.

El contador Salgado Ruendes se desempeñó como secretario de Hacienda y Tesorero del municipio de Tarazá, siendo alcalde Héctor Leonidas Giraldo. Desde el 21 de noviembre de 2016 la Contraloría General de Antioquia lo declaró responsable fiscalmente con una multa solidaria de $55.843.662. Pese al fallo continuó en el cargo de Hacienda en Nechí.

Ante la negativa de pagar dicha sanción fiscal, la Procuraduría Provincial de Yarumal inició la investigación disciplinaria, sancionándolo por cinco años.

Miguel Enrique Franco Menco fue elegido alcalde de Nechí en octubre de 2007 para el periodo 2008-2011. Tres años después de posesionado y faltándole ocho meses para terminar su periodo, convocó mediante la Resolución 063 del 19 de abril de 2011 la convocatoria pública LP 010 bajo la modalidad de licitación pública para la «construcción de las instalaciones externas de acueducto y alcantarillado para el proyecto de viviendas de EPM en el municipio de Nechí-Antioquia», con una cuantía de $396.711.055 y un plazo de ejecución de cinco meses, de acuerdo con documentos oficiales.

El único proponente de la Licitación Pública 010 de 2011 en el municipio de Nechí, de acuerdo con el informe de evaluación fechado el 2 de mayo, fue el ingeniero Ronald Enrique Torres Martínez, como consta en los 43 folios que hacen parte de la propuesta y que fueron evaluados uno a uno y consignados en una tabla señalando que cumplía con todos los requerimientos. Incluso se presentó una póliza suscrita por Liberty S. A. con el numeral 1875052.

Ronald Enrique Torres Martínez, ingeniero civil, quien presuntamente contrató dicha obra, al ser contactado para esta nota de Eli_Inspector, manifestó: «Yo puse la denuncia, tanto la Fiscalía como la Contraloría me hicieron pruebas grafológicas en cuanto a los contratos […] o sea, todo lo relacionado a eso, la investigación se abrió y me han citado muchas veces […] Ninguna firma es mía».

Al ser indagado por qué resultó involucrado en esta suplantación respondió:

«eso pasó por allá en el 2010, alguien se acercó a mí y me dijo que había la posibilidad de un contrato en Nechí… me pidió la documentación para ser director de un proyecto […] yo se la pasé […] después le pregunté cómo iba el proyecto y me dijo que no lo habían hecho […] que no se había dado. Yo me quedé tranquilo y años después —3 años— me llaman [a decirme] que el contrato sí se había ejecutado […] y yo nunca he hecho contratos con el municipio de Nechí […] Ahí fue cuando me enteré, me mandaron toda la información que supuestamente había firmado, unos pagos muy grandes, y yo todo eso lo pasé a la Fiscalía y ahí fue cuando coloqué la denuncia contra el ordenador del gasto, porque yo en ningún momento firmé un papel o un documento […] Aún al alcalde no lo conocía».

La Contraloría General de Antioquia, a través del profesional universitario Carlos Andrés Gómez Vergara, levantó el informe técnico del Proceso de Responsabilidad Fiscal 026-2015, en referencia a los Autos 017 del 18 de marzo de 2015 y 133 del 31 de julio de 2015, determinó: «El contrato de obra 050 de 2011 […] se encuentra suspendido y las obras se encuentran abandonadas por parte del contratista sin previo acuerdo con el contratante y sin actos administrativos respectivos de suspensión de obra».

Más adelante, en el referido informe técnico, salta a la vista un hecho que sustenta los cargos que le fueron imputados por la Unidad de Delitos contra la Administración Pública al alcalde Miguel Enrique Franco Menco:

«“El ingeniero Ronald Enrique Torres Martínez denuncia una supuesta suplantación de su nombre, desconoce cualquier tipo de contrato realizado con el municipio de Nechí […] argumenta no haber recibido dineros y radicó ante los entes de control una denuncia contra el exalcalde Franco Menco”. Los delitos por los que el ingeniero suplantado denunció al alcalde fueron: “delitos de usurpación de identidad o estado civil, falsificación de documentos públicos, peculado por acción, contratación sin el lleno de requisitos legales y concierto para delinquir”».

Como interventor del Contrato 050-2011 fue contratado el ingeniero Harol Mauricio Ramírez López, como consta en el Contrato 013-2011, por valor de $39.673.105, de los cuales le pagaron $16.861.088 el 20 de septiembre de 2011, como aparece registrado en la Orden de Pago 0000001136. La Contraloría consignó una nota: «De este contrato (de interventoría) no aparecieron informes, ni las actas de pago aparecen firmadas por el interventor». Cinco meses después, el 9 de febrero de 2012, el ingeniero interventor falleció, como consta en el Registro Civil de Defunción N° 05767970. Estando muerto, y siendo requisito la firma de las actas por parte del interventor, se certificaron presuntos pagos al ingeniero contratista Torres Martínez.

Luego de la visita técnica realizada a la obra por parte de la Contraloría el 25 de agosto de 2015, se determinó: «Presunto detrimento patrimonial de trescientos cuarenta y seis millones quinientos veintiocho mil novecientos treinta y siete pesos ($346.528.937)».

La contienda electoral de 2015 contó con la participación de varios candidatos a la alcaldía de Nechí, entre ellos el exalcalde Miguel Enrique Franco Menco, quien fue avalado por Opción Ciudadana, pese a tener en curso dieciocho investigaciones disciplinarias en la Procuraduría Provincial de Yarumal y ocho procesos penales en la Fiscalía. El 25 de octubre de 2015 salió electo en la contienda política por 4.754 votos. El 11 de diciembre de 2015 fue realizada la audiencia solicitada por la Fiscalía para dictarle medida de aseguramiento por la investigación del contrato cuestionado por la Contraloría y denunciado por el ingeniero Ronald Enrique Torres Martínez. La decisión del juez fue no privarlo de la libertad mientras avanzaba la investigación. El 1 de enero de 2016, Miguel Enrique se posesionó como alcalde de Nechí para el periodo 2016-2019.

El otro contrato en que fue suplantado el ingeniero Ronald Enrique Torres Martínez fue el 086-2011, de acuerdo con lo manifestado por él. En el sitio web del Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop) no aparecen registros. De acuerdo con las fuentes consultadas y que conocen el proceso penal aplicó la misma modalidad de suplantación. En este caso sí se ejecutó el contrato y se entregó la obra, como consta en el Auto 696 del 12 de noviembre de 2014 en donde se determina «el archivo del Proceso de Responsabilidad Fiscal 371 – 2013».

Las investigaciones continuaron contra el alcalde Franco Menco, por lo que el 1 de marzo de 2017 fue detenido por el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) en su despacho, ejecutando la orden de captura impartida por la Fiscalía 28 Seccional de delitos contra la administración pública.

En audiencia de control de garantías, realizada la noche del 2 de marzo y continuada la tarde del viernes 3, una jueza determinó dejarlo en libertad y no aceptar la solicitud de la Fiscalía en cuanto a la medida de aseguramiento en centro carcelario mientras avanza el caso.

El 16 de junio, luego de haber sido nuevamente capturado, fue enviado a la cárcel de La Paz, en Itagüí. Actualmente se encuentra como alcalde (e) el secretario de Gobierno, Óscar Hoyos.

Otros cinco alcaldes capturados y sancionados

Álvaro de Jesús Medrano Martínez (periodo 1998-2000); Marcos Javier Madera Camero (2001-2003); Elkin Levith Fabra Paredes (2004-2007); y Eduardo Cabrera Urbiña (2012-2015), quien le recibió a Miguel Enrique Franco. Este último fue capturado a principios de febrero por el delito de peculado por apropiación luego de habérsele comprobado que utilizó doscientos millones de pesos, de la cuenta de regalías, para pagar una deuda personal. Todos estos exalcaldes de Nechí han estado en líos por corrupción.

Temas relacionados

¿Quiénes son los ilegales que amenazan Ituango? 

La criminalización de la minería en Bajo Cauca y Nordeste

En medio del Plan de Intervención Los Chivos se movilizan en taxi

Con «falso avalúo» exalcalde de Zaragoza justificó construcción del mirador turístico

 

 

Deja un comentario

hola