¡Atención! En Medellín aumenta la venta del «Tuci brutal», una mezcla mortal de 2CB, fentanilo, ketamina y éxtasis

FECHA:

La historia del «Tuci brutal» es tan tenebrosa como la misma droga que ahora se vende exponencialmente y sin ninguna clase de control en Medellín.

Medellin, Colombia, 14 enero de 2024.- Hace un par de años se empezó a comercializar en Colombia el 2CB (tucibí como se pronuncia en inglés), cocaína rosada, venus, tusi (preferimos llamarlo tuci) o nexus, una droga diseñada de forma ilegal que en principio se ideó para ser consumida por jóvenes de estratos altos que frecuentaban fiestas electrónicas. Su valor en 2020 en Colombia era de cien mil pesos el gramo, olía a fresa, estaba compuesto por bromo, y dimetoxifeniletilamina, de la familia del LSD, y no era rosado.

El «Tuci» original es un depresor del sistema nervioso que obliga al cuerpo a liberar dopamina, serotonina y noradrenalina y que causa somnolencia y disminución del dolor.

Pero a esos «toques» o fiestas electrónicas van muchachos de todos los barrios, de todas las comunas, de todos los estratos, por lo que su consumo se popularizó.

En el año 1970 se empezó a vender en fiestas europeas, principalmente en Holanda y Alemania. Igual que en Estados Unidos. Solo hasta el año 2006 se introdujo a Colombia por parte de los denominados «Pupy Narcos», es decir, aquellos nuevos capos que no se dedican a la venta de estupefacientes derivados de plantas como la cocaína o la marihuana, sino de drogas sintéticas, de laboratorio.

Cuando el consumo del «Tuci» se viralizó en el país, principalmente en Medellín y el Valle de Aburrá, los traficantes empezaron a mezclar cocaína (el Tuci no es cocaína) con éxtasis, colorantes, analgésicos, café, anestésicos y leche en polvo, para conseguir un producto similar que se empezó a vender a un precio más «económico».

Sin embargo, el efecto no gustaba a los consumidores. Fue entonces cuando a los «químicos» se les ocurrió la bestial idea de combinar fentanilo, ketamina, éxtasis, colorantes y analgésicos, para convertirlo en el nuevo «Tuci brutal», como se le denomina en las comunas 16 (Belén), 10 (Candelaria), 15 (Guayabal), 14 (El Poblado) y la zona nororiental de Medellín, una mezcla que se vende sin ninguna clase de control y cuyo comercio crece exponencialmente y se expande a los otros nueve municipios que hacen parte del Valle de Aburrá.

El consumo de «Tuci brutal» produce dependencia, además de taquicardia, dolor de cabeza, depresión, euforia, dificultad para hablar y pensar, pérdida de coordinación y equilibrio y visión borrosa.

La ONG Corpades y la Agencia de Prensa Análisis Urbano hacemos un llamado de atención a los jóvenes para que no consuman ese veneno, a los padres para que estén pendientes de sus hijos y eviten que caigan en manos de ese peligroso opiáceo y a las autoridades, principalmente, para que detengan el comercio del «Tuci brutal», desmantelen los laboratorios caseros que abundan en la ciudad y, básicamente, que hagan su trabajo, porque el crecimiento de la oferta y la demanda de esa droga nos obliga a pensar que están fallando las labores de inteligencia, que aumentó la connivencia y que, en términos generales, no se está haciendo nada desde la institucionalidad.

A.U.

COMPARTIR NOTICIA:

Síguenos en redes

145,000FansMe gusta
3,100SeguidoresSeguir
17,400SeguidoresSeguir
21,388SeguidoresSeguir
21,600SuscriptoresSuscribirte

Muro de Facebook

Popular

Más Noticias

Detenido en Boyacá presunto depredador sexual de menores

BOYACÁ, COLOMBIA (27 FEB 2024) - La Fiscalía General...

«Nepe» a prisión por hurto violento en Cali

CALI, COLOMBIA (27 FEB 2024) - Luis Eduardo Ramírez...

Condenados por desaparición de niña en Bogotá: Fiscalía pide pena máxima

BOGOTÁ, COLOMBIA (27 FEB 2024) - En un caso...

Canadá dice que no tiene planes para enviar tropas de combate a Ucrania

Toronto (Canadá), 27 feb - El Ministerio de Defensa...