Grupos especializados de la Agencia Nacional de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) y de la Administración para el Control de Drogas (DEA) trabajan en Bello, norte del Valle de Aburrá, para identificar quiénes, de los delincuentes capturados en medio de la racha violenta, deberán ser extraditados.

En este municipio han sido asesinadas 80 personas en lo que va corrido de este año, de modo que supera por dos casos la cifra de muertes violentas en 2018.

La secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez, confirmó que con el apoyo de la CIA y la DEA tratan también de identificar qué inmuebles, usados por los delincuentes, deberán pasar a extinción de dominio.

“La embajada de Estados Unidos, a través de la Policía Nacional, aportó unos grupos de inteligencia de la CIA y la DEA, donde están ellos evaluando a las personas capturadas, bienes, estructuras financieras e inmuebles para ser extinción de dominio conjuntamente con el Gobierno Nacional”, declaró.

Reiteró que este trabajo se hace con el apoyo del Gobierno Nacional y la Fiscalía. Además, ofrecen recompensa de hasta 50 millones de pesos para determinar si estos capturados capturados trabajan con el apoyo de delincuentes de los Estados Unidos.

Patrullajes mixtos
El gobernador del departamento, Luis Pérez Gutiérrez, anunció que otros 80 uniformados del Ejército llegarán a Bello para fortalecer el trabajo de las autoridades en la zona.

En mayo pasado, el comandante de la Séptima División del Ejército, el general Juan Carlos Ramírez Trujillo, confirmó que 140 soldados apoyan las labores de la Policía, para fortalecer la intervención de la Fuerza Pública en la zona y garantizar la seguridad de la población.

Entre tanto, el general Ramírez Trujillo reiteró que el grupo de soldados hace parte de la Policía Militar y cuenta con un entrenamiento especial para intervenir áreas urbanas en medio del conflicto.

Tomado de RCN Radio