El municipio de Murindó declaró la calamidad pública con el fin de dar solución a la problemática de desabastecimiento de agua que se presenta en esa localidad del Atrato Medio antioqueño, donde cerca de 2.653 personas se encuentran afectadas.

La directora del Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres –Dapard-, Juliana Palacio Bermúdez, manifestó que esta decisión fue adoptada por el alcalde Jorge Eliécer Maturana Úsuga, quien se reunió este martes 8 de enero con una comisión interdisciplinaria de Corpourabá y con el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres –Cmgrd-.

Debido a que el municipio no cuenta con los recursos necesarios para atender esta eventualidad generada por la desviación del Río Murindó ocurrida en octubre del año 1992, la administración municipal solicitó el apoyo del Dapard para atender la emergencia que afecta a las poblaciones ubicadas en las riberas de esta cuenca hidrográfica, como: Bartolo, Canal, Pital, No hay como Dios, Ñarangué y Murindó Viejo. También están afectadas Opogadó, Bella Luz, Campo Alegre, Bebarameño y la cabecera municipal.

La sedimentación y el secado del río, impiden que la comunidad disponga de agua para atender sus necesidades básicas. Además tampoco hay recurso hídrico para cuidar los animales y cultivos, ni para transportarse fluvialmente.

Juliana Palacio Bermúdez, indicó que actualmente el Dapard gestiona con entidades del sistema, la consecución de motobombas que permitan mitigar la falta del líquido vital y con Corpourabá se construirán pozos subterráneos de donde se pueda extraer agua potable en tiempo de sequía. Este último proyecto se ejecutaría en el mediano plazo.

Por la falta de alimentos que se presenta en el municipio, el Dapard ha dispuesto el envío de ayuda humanitaria en los próximos días. Para ello, se ha solicitado el apoyo de la Fuerza Aérea, ya que no se puede llegar a la localidad de manera terrestre ni fluvial.

Hace un mes aproximadamente se habían registrado inundaciones por el desbordamiento del Río Murindó. En esa ocasión el Dapard despacho dos toneladas de víveres.