El narcotraficante “Ñeñe” Hernández estuvo dedicado a la campaña de Iván Duque durante siete meses

FECHA:

Por GONZALO GUILLÉN Y JULIÁN F. MARTÍNEZ

     Desde diciembre de 2017 hasta junio de 2018, el hoy difunto narcotraficante José Guillermo Hernández Aponte, alias “Ñeñe”, estuvo dedicado de lleno a la adquisición ilícita de votos, al menos en cuatro departamentos, para su amigo Iván Duque, actual presidente de Colombia.

     La teoría dispersada en redes y medios de comunicación, según la cual “Ñeñe” fue solamente un “fantoche” merodeando la campaña electoral de Duque, no coincide con la cantidad de actividades –conversaciones estratégicas, reuniones, misiones asignadas y componendas– que estuvieron en sus manos. Muchas de ellas –incluso– solicitadas directamente por miembros oficiales de la organización electoral que obtuvo el triunfo en la segunda vuelta del 17 de junio de 2018.

     No obstante, ninguna actividad económica o política del narcotraficante está registrada en los anales ni en las cuentas oficiales de la campaña.

     Las tareas de “Ñeñe” en la causa de Duque están principalmente probadas en cerca de 17 mil horas útiles de grabaciones legítimas, hechas a uno de sus dos teléfonos celulares por parte de la Dirección de Investigación Criminal e INTERPOL de la Policía Nacional –DIJIN–. Esta división, por petición de la Fiscalía General, lo investigaba como fichado por el homicidio, en 2011, en Barranquilla, del joven Óscar Rodríguez Pomar.

     Los policías que hicieron esa tarea y descubrieron por casualidad el fraude electoral, hace pocas semanas fueron apresados, en lo que se considera una venganza del gobierno y la Fiscalía, con lo cual también se busca invalidar judicialmente el acervo probatorio contra el presidente Duque y sus colaboradores electorales.

     El 7 de junio de 2018, por ejemplo, Sandra Isabel Aguilar, una empresaria de moda y tecnología en Miami y Bucaramanga, reconoce la importancia de “Ñeñe” en la empresa electoral de Duque y sostiene con él una conversación en la que se oye lo siguiente:

     Ñeñe: ¡Aló!

     Sandra Isabel Aguilar: Hola Ñeñe, buenas tardes.

     Ñeñe: ¿Quién habla?

     Sandra Isabel Aguilar: Sandra Isabel. Quedamos de hablar hace días, de que (sic.) me ibas a poner una persona para yo hablar y me quedé esperando.

     Ñeñe: ¿Ah? Es que yo estoy en la finca, mi amor.

     Sandra Isabel Aguilar: Ah, ¿no estás en Bucaramanga?

     Ñeñe: No, yo no estoy en Bucaramanga, yo no estoy en Bucaramanga, o sea yo no he estado en Bucaramanga.

     Sandra Isabel Aguilar: Ah ya. ¿Y sabes una cosa? Mañana va a haber un evento grandísimo en El Cacique, eso se organizando ahí en Tenampa, eso se está organizando. Entonces yo te quería preguntar: ¿cuál es la persona con la que yo debo hablar? Porque me dicen que están los directivos de la campaña y todo y resulta que yo he invitado a unas personas allá, pero yo sí quisiera   hablarme más como de tú a tú con el director de eso.

     Ñeñe: Ay, yo te… déjame yo ahorita te paso, ahora te paso, ahora te paso… déjame desocuparme aquí en la oficina una cuestión y ya te llamo.

     Sandra Isabel Aguilar: Por favor, es que es mañana a las 4 el evento.

tenampa
     Tenampa Cacique, discoteca de Bucaramanga en donde Sandra Isabel le pidió al Ñeñe enviar a un directivo de la campaña de Duque para adquirir votos del recién derrotado Sergio Fajardo.
Foto de La Nueva Prensa

Esta conversación es consecuencia de otra anterior, publicada por La Nueva Prensa, en la que Sandra Isabel Aguilar ofrece facilitar la compra de votos del electorado que tuvo en la primera vuelta el derrotado antioqueño Sergio Fajardo, del Partido Verde. (Ver aquí).

     En la noche del 11 de junio, siete días antes de la segunda vuelta electoral, “Ñeñe” Hernández fue asaltado en una sucursal de la hamburguesería El Corral, en la avenida Pepe Sierra, de Bogotá. Se encontraba en el lugar con su esposa, María Mónica Urbina; María Claudia Daza, “Cayita”, secretaria privada del senador Álvaro Uribe Vélez (jefe y mentor de Duque), así como de su hermano y socio, José Gregorio Hernández Aponte, alias “Goyo”, quien se hallaba en Bogotá porque tenía la misión de recoger “unas cajas” y llevarlas al candidato Iván Duque.

     Una grabación lícita de la DIJIN, captada al día siguiente (12 de junio) contiene este diálogo entre “Ñeñe” y un hombre que se identifica como “esposo de María Teresa”. “Ñeñe”, le cuenta que durante el asalto estaba acompañado por “Goyo”, María Mónica, “Cayita” Daza, y alguien más llamado Rafael:

     Hombre desconocido: Oiga me enteré que anoche tuvieron un inconveniente.

     Ñeñe: Nosotros llegamos de Valledupar y llegamos ahí al aeropuerto y yo no traje arma, ni llamé al chofer, ni el carro blindado, sino que estaba un hermano [“Goyo”] recogiendo unas cajas ahí de Iván Duque, una encomienda. Y nos siguen de aquí a la casa y nos fuimos ahí a El Corral a comer y como que nos venían siguiendo, pero los hijueputas venían era pendiente de los relojes, no venían pendientes de más nada.

     Hombre desconocido: Sí me contaron. Es que me contó el oficial ahí del aeropuerto ahorita.

     Ñeñe: Ajá.

 Un día más tarde, 13 de junio de 2018, el narcotraficante “Ñeñe” Hernández ya ha regresado a Valledupar y sostiene otra llamada, esta vez con alguien a quien llama “primo Carlos Juan”, con quien habla sobre el asalto del 11 y de las “cajas” para Duque:

     Ñeñe: Yo pensaba que era otra vuelta, marica. Y yo de marica, de confiado, me hubiera ido hasta… y dudé dos veces Carlos Juan porque yo me venía [su regreso a Valledupar] al día siguiente…

     Primo Carlos Juan: Ajá.

     Ñeñe: Y yo dije, hijueputa, no, no. Le dije, no, no. No me lleve ninguna pistola. Y ni llamé al pelao que anda conmigo en Bogotá porque Goyo iba a recoger una encomienda al aeropuerto que le habían llevado, que le habían mandado, para llevársela a Duque.

     Primo Carlos Juan: Ajá.

     Ñeñe: Y yo, bueno, me voy con Goyo. Marica y cuando nos siguieron del aeropuerto, huevón.

     Otro segmento de esta la conversación contiene lo siguiente:

     Primo Carlos Juan: ¿Vas a estar esta semana aquí?

     Ñeñe: Sí, hasta el domingo [17 de junio día de elecciones]. El domingo me voy, voto temprano, y me voy para Bogotá en el primer vuelo.

     Primo Carlos Juan: (risas).

     Ñeñe: Con el favor de Dios…

     Primo Carlos Juan: Con el favor de Dios y la Santísima Trinidad. 

     Ñeñe: Sí, sí.

     Primo Carlos Juan: Oiga primo. ¿Si usted duró bebiendo como tres o cuatro días con la primera vuelta, con la Presidencia, te vas a tener que templar como 10 días?

     Ñeñe: (risas) Sí, sí

     Primo Carlos Juan: Si con la primera vuelta fueron tres días no más, tranquilo, porque ahora van a ser diez. 

     Ñeñe: (risas)

     De acuerdo con otras grabaciones y entrevistas con personas que conocieron a “Ñeñe”, el reloj que le robaron la noche del 11 de junio era de oro y costaba 100 millones de pesos colombianos.

reloj
      El reloj de $100 millones que le robaron a “Ñeñe” era un Rolex Daytona, fabricado en oro de 18 quilates, con el número de referencia 116508. Su precio en dólares es de 24.500 euros (nuevo), mientras que los modelos de ocasión de ese mismo estilo rondan los 22.000 euros y su referencia es 116506. Tienen todos una esfera azul glaciar y un bisel marrón claro de cerachrom. Foto de La Nueva Prensa

   En conversación del 28 de mayo de 2018, un día después de la primera vuelta (que ganó Iván Duque), “Ñeñe” intercambia ideas con alguien llamado Alvarito de Castro, a quien le cuenta que había conversado con su amiga María Juliana Ruiz, futura “primera dama” (como suele ser llamada la esposa del presidente de turno), a quien felicitó:

     Ñeñe: Mamamos whisky. Nos mamamos una caja…

      Alvarito de Castro: ¿Sí?

     Ñeñe: Ayer María, yo llamé para felicitarla, para felicitarla, bueno, entonces yo le mamaba gallo ‘ay María… yo le decía: ‘ay María, ahora que ganes con Duque, yo espero que no vayas a cambiar María’. Y ella me responde: ‘Ya mandé a hacer mi vestido’… (risas)

     Alvarito de Castro: ¿Cómo? ¿cómo? ¿cómo?

     Ñeñe: (risas) Me dijo: ‘Ya mandé a hacer mi vestido para la posesión con Alfredo Barraza’. Y yo le dije: ‘Ya empezaste… No has ganado y ya vas a mandar a hacer vestido’ (risas).

ima
Foto de La Nueva Prensa

     La Nueva Prensa consultó a una persona cercana a la esposa de Duque, la cual explicó que “la primera versión sí fue que el vestido se lo pediría a Barraza pero después de la segunda vuelta decidió que lo hiciera Silvia Tcherassi”.

 Durante el diálogo con Alvarito de Castro, el narcotraficante “Ñeñe”, analizó su misión de conseguir votos en el departamento del Magdalena, donde el derrotado Germán Vargas Lleras buscaba obtener entre 120 mil y 150 mil votos, con la ayuda del cuestionado clan de la familia Cotes:

     Ñeñe: Lo que yo le dije a Jorge Vélez, salió: la mayor decepción de tu vida va a ser la derrota que se va a llevar Vargas Lleras.

     Alvarito de Castro: Sí, sí, sí.

     Ñeñe: Anoche no me pasó al teléfono, me contestó fue la mujer…

     Alvarito de Castro: Sí, sí.

     Ñeñe: Dígale que aquí lo esperamos con los brazos abiertos…

     Alvarito de Castro: (risas).

     Ñeñe: Oye, y Duque dobló, dobló, a Vargas en el Magdalena, ¿oyó? Lo dobló manito. Aquí no alcanzó a sacar 40 mil votos y me dijeron que tenía que pagarle 120 mil…

     Alvarito de Castro: Hermano, ¿sabes cuánto pensaba algo importante aquí, en Santa Marta, en el Magdalena, 150 mil? Ciento cincuenta mil. El Mello decía, bueno, la verdad no joda, es que la vaina está difícil pero por lo menos aquí, en el Magdalena, vamos a sacarle 150 mil votos. Y ya ves tu a Alex… Alex… (presumiblemente se refiere al ex alcalde de Barranquilla Alex Char).

 El caudal de personas que día a día contactaban al narcotraficante “Ñeñe” desde la Guajira, Cesar, Magdalena y Santander, por lo menos, con el ánimo de ofrecer y negociar votos, dan la medida de su importancia, aunque encubierta pero multimillonaria, en la campaña electoral de Duque.

      El 2 de junio, en vísperas de la segunda vuelta, “Ñeñe” Hernández habló con un hombre no identificado a quien le indicó que se dirigía al Club El Nogal, de Bogotá.

      “[Tengo] una primera reunión ahí”, indicó “Ñeñe”.

      En efecto, se reunió con Priscilla Cabrales. Esta mujer fue mencionada el 3 de junio de 2018, en conversación de Ñeñe con la secretaria privada de Uribe (“Cayita”), cuya grabación policial legal La Nueva Prensa destapó en exclusiva y le dio vida al escándalo actual que se ha dado en llamar “Ñeñe-Política” (ver aquí).

reunio
     De izquierda a derecha: María Mónica Urbina esposa de José Guillermo Hernández, alias ‘Ñeñe’ (a su lado); Oscar Gómez Hernández (esposo de Priscilla Cabrales) y Priscilla  Cabrales, miembro desatacado de la campaña de Duque. Foto de La Nueva Prensa

     Priscilla Cabrales se ha hecho célebre por nuestra revelación, en la que dice a “Ñeñe” que hay que pasar “por debajo de la mesa” “mil paquetes” para una primera compra de votos en la segunda vuelta.

     Ñeñe le reveló a  “Cayita” en esa conversación lo que viene a ser la corrupción de la corrupción:

     “Póngale Cuidado, nosotros en las pasadas nos aprovechamos de la plata que se robaron de Vargas Lleras, […]¿usted se imagina donde nos hubieran cogido esos ciento y pico de millones de pesos qué hubiera pasado en el Valle?”.

Tomado de La Nueva Prensa

COMPARTIR NOTICIA:

Síguenos en redes

145,000FansMe gusta
3,100SeguidoresSeguir
20,100SeguidoresSeguir
21,388SeguidoresSeguir
21,600SuscriptoresSuscribirte

Muro de Facebook

Popular

Más Noticias

¿Hay corrupción en la Policía? ¿Solo los patrulleros delinquen? ¿Por qué?

El presidente Gustavo Petro puso de nuevo en el...

Cárcel para alias Camilo, presunto líder de ‘Los Pachenca’ en Magdalena

MAGDALENA, COLOMBIA (24 ABR 2024) - En una operación...

Condena de 20 años en Caquetá por tentativa de feminicidio y abuso sexual

PUERTO RICO, CAQUETÁ, COLOMBIA (24 ABR 2024) - En...