En Bello se pasea la muerte: van 33 homicidios y 28 desapariciones, sin contar hallazgos en el río y otros municipios

Compartir:

La violencia que padecen los habitantes de Bello parece no importarle a nadie. Mientras el país se hunde en la crisis que trajo consigo el coronavirus o Covid-19, en el municipio de Bello ni tiempo han tenido para temerle a la pandemia. Hoy solo se habla del alto número de muertos que ha dejado la guerra entre las bandas Pachelly, Niquía Camacol y el Mesa.

Entre los casos más recientes están los asesinatos de dos parejas, quienes fueron asesinadas a tiros en menos de tres días. El número de homicidios ascendió a 33 en esa localidad y las desapariciones llegaron a 28.

En ese conteo no están los registros de las personas que fueron asesinadas en ese municipio del norte del Valle de Aburrá y sus cuerpos arrojados al río, pero que fueron rescatados en Copacabana, Girardota o Barbosa.

Tampoco, los casos ocurridos en otros municipios, como Medellín, por ejemplo el doble homicidio perpetrado por sicarios el jueves 5 de marzo en la comuna 5, Castilla: en un carro fueron asesinados por sicarios motorizados Juan David Grisales García, de 35 años y Johan Ferney Betancur, de 28 años de edad.

Es de tal dimensión esa guerra, que el pasado sábado 21 de marzo fue asesinado a puñal, en el patio 2 de una cárcel de máxima seguridad de Boyacá, Alejandro Mazo Pulgarín, alias Titi o alias Peluza, señalado líder de la minoría de la banda Pachelly.

Se dice en el bajo mundo que la muerte de alias Titi fue contratada por uno de los jefes de las bandas enemigas y que también se encuentra en prisión.

La banda Pachelly, estaría recibiendo apoyo de un poder externo criminal con presencia nacional, para fuentes de inteligencia policial y militar consultadas serían las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC o Clan del Golfo, para enfrentar a la estructura criminal del Mesa y sus socios del combo Niquía Camacol.

Investigadores aseguran que a pesar de la presencia de otras bandas como los Triana, los Chatas, La Oficina del Doce, La Oficina de San Pablo y de estructuras más fuertes como el Eln, en la guerra actual los únicos protagonistas son Pachelly, Niquía Camacol y el Mesa.

La Agencia de Prensa Análisis Urbano y la Corporación Corpades hacen un llamado urgente a todas las autoridades: al presidente Iván Duque, al ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo, al comandante del Ejército general Eduardo Enrique Zapateiro, al director de la Policía general Oscar Atehortúa Duque, al fiscal general Francisco Barbosa Delgado, al gobernador de Antioquia Aníbal Gaviria, a la Procuraduría, a la Defensoría del Pueblo, que pongan sus ojos en el municipio de Bello.

Si no estaban enterados, nosotros les contamos: Bello se está desangrando y nadie hace nada para detener esta masacre. Actúen por favor, familias inocentes, gente trabajadora y honesta que también hace parte de este Bello municipio los necesitan. Ellos también son Colombia.

Compartir:
Total
5K
Shares