Trasladan a Medellín a oficial de la Policía implicado en falso positivo y pérdida de fusiles

Imagen referenciada.
Compartir:

Medellín,Colombia, 1 julio de 2022.- Trascendió en las últimas horas que el coronel Aníbal Villamizar Serrano fue asignado como comandante operativo de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, es decir, el tercero en la línea de mando para una subregión que comprende diez municipios. La noticia no debería sorprender, pero en este país en el que los escándalos más desconcertantes corren por cuenta de la institucionalidad, ese nombramiento causó tal revuelo que la ciudadanía salió a exigir explicaciones a la Policía Nacional.

EN CONTEXTO

Para la muestra, un botón. La captura de alias Manolo -Ismael Darío Lopera Tangarife-, de 54 años, presunto abusador de 21 niños del jardín infantil Pequeños Exploradores del barrio Santa Cruz, resultó ser un falso positivo. En su momento se dijo que más de 100 hombres de la Policía Nacional, Ejército y Fiscalía lo perseguían por el Norte de Antioquia y que ya lo tenían en la mira.

Entretanto, alias Manolo descansaba en casa de sus familiares en el municipio de Santa Rosa de Osos. El jueves 8 de julio de 2021, con ayuda de su abogado, se presentó voluntariamente en la estación de Policía de ese municipio. Sin embargo, la institucionalidad afirmó que a alias Manolo lo habían capturado en un operativo descomunal, que requirió de sofisticados equipos y hasta helicópteros.

Horas después, el alcalde Daniel Quintero, el presidente Duque y el director de la Policía anunciaron su captura y el pago de una recompensa de $50 millones, pues se aseguró que una fuente humana delató su ubicación y por eso se logró su arresto. El abogado de alias Manolo los desmintió e hizo viral un video en el que se observa cómo Lopera Tangarife se entregó a las autoridades.

Imagen referenciada.

Por ese falso positivo, el entonces jefe de la Sijín de la Policía Metropolitana, coronel Jair Morales, fue retirado de su puesto. Minutos después, el general Pablo Ferney Ruiz Garzón fue enviado de vacaciones. Días después fue retirado de la Institución. Así, sin mucho escándalo.

Antes de llegar a Medellín, el general Pablo Ruiz fue subdirector de Seguridad Ciudadana. Luego, en enero de 2021 asumió como comandante de la Meval. En julio de 2021 fue retirado de ese cargo y en agosto de ese año, después de culminar su periodo de vacaciones forzosas, con total discreción, sin comunicados y sin reportes en la página de la Policía Nacional, fue nombrado comandante de la Regional Número 4, cargo que ostenta en la actualidad.

Fue el premio a semejante error. Es lo que sucede recurrentemente en la Policía: se premia a quienes deberían responder por sus fallas en el servicio.

PUEDE LEER

Pero volvamos al caso Villamizar. Contra este oficial de la Policía cursan dos procesos disciplinarios por hechos ocurridos en los departamentos de Sucre y Risaralda. Tal vez uno sea más pasable, pero ¿dos?

El primer caso es el siguiente. El coronel, junto a otros siete oficiales, está siendo investigado por la pérdida de 22 fusiles Galil calibre 5.56 del Departamento de Policía de Sucre, entre los años 2018 y 2021. La Inspección General de la Policía Nacional le inició el proceso, a pesar de que el coronel Villamizar negó estar implicado, pues en ese tiempo, aseguró, no pudo ejercer su cargo de subcomandante porque estaba contagiado de Covid 19.

Los oficiales implicados son: el coronel Luis Hernán Vallejo Gustin, comandante entre marzo de 2018 y finales de 2019; el entonces coronel William Oswaldo Rincón Zambrano, quien comandó entre finales de 2019 y principios de 2021; y el coronel Juan Carlos Ramírez Chávez, quien estuvo entre febrero y junio de 2021. Junto a ellos, también se ordenó investigar a los subcomandantes de entre 2018 y 2021: coronel Marino Andrés Solano Salazar, coronel Wilson Albeiro Novoa Daza, coronel Aníbal Villamizar Serrano, coronel Juan Carlos Cortés Méndez y coronel Carlos Andrés Tique Bonilla.

LE PUEDE INTERESAR

Tal vez el coronel Villamizar no los haya hurtado, pero nunca ordenó contarlos, verificar su existencia, pasar revista al armamento y así mismo entregó. Como es obvio, no hizo bien su trabajo.

El segundo caso ocurrió en Pereira. El coronel Villamizar fue comandante de la Policía de esa ciudad hasta el 31 de marzo de 2022, día en que fue suspendido por un escándalo surgido a raíz de un falso positivo que tuvo lugar el día 18 de ese mismo mes.

Resulta que el oficial lideró un procedimiento en el que fue demolida una vivienda que presuntamente era utilizada como olla de vicio, es decir, para el consumo y venta de estupefacientes.

En realidad, en la casa, que visiblemente amenazaba ruina, vivía una señora de 90 años que abandonó el inmueble apenas unas semanas atrás por riesgo de colapso.

Alrededor del acto de demolición de esa “olla de vicio” se armó todo un espectáculo. Estuvieron presentes el ministro de Defensa, Diego Molano; el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas Valencia; y el alcalde de Pereira, Carlos Maya, entre otros. Este último aseguró que se trataba de un “hito para la seguridad” de la capital de Risaralda.

Pero Carlos Andrés Sánchez, nieto de la dueña de la casa demolida, explicó lo que realmente ocurrió. Un mes atrás su abuela aún vivía allí y le dijeron que evacuara porque la casa sería demolida. “La Policía nos pidió las llaves de la casa abandonada, porque iban a hacer allí una grabación”.  Y efectivamente hubo una grabación.

TAMBIÉN PUEDE LEER

Uniformados adscritos a la Policía de Pereira, entre ellas una oficial, llevaron cuatro habitantes de calle hasta ese inmueble, los hicieron ingresar y con cámaras de alta definición los grabaron fumando bazuco e inyectándose. Al día siguiente aseguraron que esa casa era una olla de vicio.

Carlos Sánchez expresó, ante medios de comunicación, que ese montaje lo hicieron rápidamente: “Fue cuestión de minutos para hacer este montaje, de un día para otro. Muchas personas nos conocen, esto nos está trayendo muchos problemas. Eran alrededor de cuatro indigentes que aparecieron en el video, los llevó la misma Policía y los grabó. Cuando nosotros les hicimos el reclamo el viernes nos dicen en horas de la mañana que tranquilos, que ya se editó el video, que no va a salir esa parte, pero sale el alcalde Maya y el ministro de Defensa a decir con contundencia que eso era una guarida de ladrones, que un hito de la seguridad”.

Por este lamentable hecho, desde Bogotá se desplazó una comisión disciplinaria y el coronel Villamizar fue retirado de su cargo el 31 de marzo de 2022. Igual suerte corrieron el segundo comandante, John Fredy Falla; y la comandante operativa, Dewi Xiomara Jácome González.

También fue cuestionado por los hechos en los que fue asesinado Lucas Villa. El 5 de mayo de 2021, un contingente de Policía al mando de Villamizar se encontraba a menos de 400 metros del Viaducto de Pereira donde ocurrió el atentado, y ninguno de sus integrantes acudió a auxiliarlos.

HAY MÁS PARA LEER

Ahora, el coronel Villamizar, quien se encuentra de vacaciones, es nombrado comandante operativo de la Policía Meval, en reemplazo del coronel José Abdón Galindo Sánchez, quien estuvo dos meses en Medellín y fue nombrado ahora comandante del Departamento de Policía de Bolívar.

Como ya lo dijimos en Análisis Urbano, sabemos que algunos integrantes de la Policía para mostrar resultados se inventan operativos o capturas. Esa imaginación sin límites y sin escrúpulos se concreta en resultados operacionales de mucho éxito que les representa ascensos, premios, felicitaciones, permisos, vacaciones, aplausos, primeras planas en periódicos y hasta el dinero de las recompensas. También ocurre en el Ejército y en la Fiscalía. Por favor, no más falsos positivos y sí más amor por la Institución, por el país, por los colombianos.

Compartir:
Total
7
Shares