Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, el Juzgado 40 Penal Municipal de Medellín, con funciones de control de garantías, impuso medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de Henry Alberto Oquendo Saldarriaga, alias Empanada; y Juan Esteban Zuleta Posada, alias Buche, como presuntos responsables de exigir dinero a un comerciante a cambio de permitirle transitar por el barrio y dejarlo trabajar en su negocio.

La víctima denunció ante la Unidad del Gaula militar que el domingo 2 de junio, mientras se encontraba en su local comercial ubicado en el barrio El Limonar # 2 de Medellín, tocaron la puerta y cuando este les abrió, dos sujetos ingresaron y en tono amenazante le exigieron la entrega de 15 millones de pesos, y que el dinero se lo tenía que conseguir en 5 minutos. También le dijeron que ellos eran los encargados del cobro del dinero por la seguridad del barrio y que tenía que entregar esa suma porque tenía el local comercial hace dos años y nunca había entregado dinero por la protección de su negocio.

El comerciante les manifestó no tener el dinero y los presuntos victimarios revisaron la bodega, donde encontraron $1.200.000 y se apoderaron de él; luego le exigieron que les entregara la billetera, le tomaron foto a su cédula de ciudadanía y sacaron $1.500.000, dinero que tampoco le devolvieron.

Como ya se habían apoderado de $ 2.700.000, los ilegales le habrían dado unos días de plazo para entregar $10.000.000 y los $2.000.000 que restaban los deberían pagar por cuotas.

Se presume que alias Buche y alias Empanada amenazaron a la víctima con no permitirle trabajar ni movilizarse por el sector si no entregaba el dinero exigido.

Según la investigación adelantada por funcionarios del Gaula, Zuleta Posada, de 37 años de edad; y Oquendo Saldarriaga, de 30 años, serían el jefe logístico y el encargado del cobro de las extorsiones, respectivamente, de la banda criminal El Limonar, adscrita al Grupo Delincuencial Organizado (GDO) Los Triana.

Los procesados no aceptaron los cargos imputados por un fiscal destacado ante el Gaula militar por los delitos de tentativa de extorsión agravada y hurto calificado y agravado.