En el marco de la Operación Hades, la Policía Nacional, en trabajo coordinado con la Fiscalía General de la Nación y con el apoyo de la Alcaldía de Medellín, capturó a John Fredy Yepes Hoyos, conocido como Clemente, quien sería el coordinador del 70 % de las agrupaciones criminales del área metropolitana del Valle de Aburrá. El presunto sucesor de los capturados excabecillas ‘Tom’ y ‘Pichi’, del cuerpo colegiado de la Oficina, habría delinquido a la sombra por al menos 10 años.

Alias Clemente fue capturado en la vía que une a los sectores de Las Palmas y La Fe, del municipio de El Retiro, Oriente antioqueño.

Este resultado, logrado en cabeza de la Seccional de Investigación Criminal (SIJIN) de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, en el marco de la tercera fase del plan de choque ‘Construyendo Seguridad’, se dio luego de seis meses de labores investigativas.

Alias Clemente, quien llevaba al menos 10 años delinquiendo en esta estructura criminal, tenía una orden de captura en su contra por el delito de concierto para delinquir, el cual le será imputado en audiencia presidida por un juez de control de garantías de Medellín.

Las investigaciones indican que alias Clemente sería el principal articulador en Medellín de los grupos de delincuencia organizada ‘Picacho’, ‘Caicedo’ y ‘Triana’, y en los municipios de Bello (‘Los Chatas’), Itagüí (‘La Unión’); y en Envigado y Sabaneta (‘Trianón’). Bajo su mando tenía a por lo menos 1.500 hombres.

Se consideraba el principal líder del 70 por ciento de los Grupos de Delincuencia Común Organizada del área metropolitana de la capital antioqueña.

Alias Clemente era presuntamente el encargado de administrar las rentas criminales dentro del autodenominado cuerpo colegiado de la Oficina, con la finalidad de mantener el control, poder criminal y capacidad de expansión del territorio. Estas rentas generaban más de 57.600 millones de pesos anuales (1.200 millones semanales), producto de extorsiones, homicidios y el tráfico de estupefacientes.

Antes de la captura de ‘Tom’, efectuada por la Policía Nacional en diciembre de 2017, alias Clemente era considerado su hombre de confianza, encargado de manejar la parte financiera de la estructura delincuencial, historia que se repitió con ‘Pichi’, puesto a órdenes de la justicia en agosto del año pasado.

En la actualidad, también tomaba las decisiones en temas de narcotráfico y lavado de activos y mantenía una confrontación con el grupo delincuencial denominado ‘Alianzas de Estructuras Criminales’ de esa región del país.

En la operación se incautaron 8 millones de pesos en efectivo y 3 celulares.