¿Disidencias o Gaitanistas?: lo que hay tras la masacre de Ochalí, en Yarumal

54
Compartir Noticia

El 17 de enero de 2000, cuando apenas amanecía, 150 hombres del Bloque Mineros se tomaron el corregimiento de Ochalí, en Yarumal, reuniendo a todos los pobladores en el atrio de la iglesia. Uno a uno pasaron al cadalso quienes serían ajusticiados. Dieciséis (16) fueron personas asesinadas por los hombres de Ramiro Vanoy Murillo, Cuco Vanoy, máximo comandante paramilitar del Bajo Cauca.

En la noche del pasado miércoles 19 de septiembre, en Ochalí volverían a tronar los fusiles para cegar la vida de tres geólogos, ajusticiados por actores armados que están por identificar, aunque las autoridades apuntan a que son las disidencias del Frente 36 de las Farc, al mando de Cabuyo, quien conoce bien la zona, en alianza con el ELN –según interceptaciones en poder de la inteligencia militar-, aunque la sombra de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia –AGC-, que controla zonas rurales de Briceño, también enrarece el panorama. Hasta el momento no hay una hipótesis clara.

Lo que sí está claro son las motivaciones de la masacre de los tres geólogos.

Una investigación publicada por el portal Pacifista -en marzo de 2016- visibilizó el drama de los campesinos de Briceño, Yarumal, Toledo y San Andrés de Cuerquia, quienes albergan en su territorio no solo el proyecto hidroeléctrico Pescadero-Ituango, sino también una futura explotación de oro, platino y coca, la cual se encuentra adjudicada por la Secretaría de Minas de Antioquia a la Continental Gold. La concesión comprende 38 mil hectáreas que se encuentran en etapa de exploración.

Mina-Berlin-Orejón_Continental Gold

Los territorios como los corregimientos de Ochalí, El Llano y La Loma, en Yarumal, conectados por un cañón con El Orejón, en donde se implementó el piloto de desminado humanitario, y Pueblo Nuevo, con el piloto de sustitución de cultivos, en Briceño, son antes que zonas mineras, cocaleras, en donde pese a los esfuerzos del gobierno por implementar lo pactado en La Habana, la resiembra de coca es una imposición de las disidencias.

Las Farc delegaron como su delegado en el piloto de sustitución de Pueblo Nuevo a Ricardo Abel Ayala Urrego, Cabuyo, quien estuvo al tanto de la sustitución de cultivos y de los beneficiarios, insumos que le servirían más tarde para reordenar el negocio del narcotráfico e integrar las disidencias que operan en Ituango, San Andrés y Briceño, disputándole el territorio a las AGC.

Desde mediados del 2017 Análisis Urbano ha revelado cómo bandas criminales que tienen asiento en el norte del Valle de Aburrá , hicieron su ingreso al municipio de Ituango donde manejan las tres plazas de vicio en la cabecera municipal, San Andrés de Cuerquia, Sabanalarga, Toledo, los apodan los Urbanos y podrían tener un número no inferior a 200 miembros en la zona,  han forjado una especie de puente con Las AGC, Las Disidencias y Los Caparrapos.

Por su parte, el Frente 36 Antiparamilitar, al mando de Cabuyo, según se supo en los últimos días, habría hecho alianza con Los Caparrapos, procedentes de Tarazá y Cáceres, quienes estarían hacer ingreso a Ituango a través de los antiguos caminos que conducen desde el corregimiento de La Caucana, en Tarazá, hacia el Nudo de Paramillo.

Para llegar al corregimiento de Ochalí deben recorrerse más de 2 horas de trocha, por una vía en regular estado, la cual sirvió durante décadas como corredor del Frente 36 de las Farc, al mando de Carranza o Anderson, hoy en el Espacio Territorial de Reincorporación y Capacitación –ETCR-. La vida de los pobladores, tanto de Ochalí como de El Llano, al otro lado del cañón, y de La Loma, al otro lado de la montaña, a donde se llega a través de un cable aéreo –que no funciona- siempre ha estado marcada por la violencia, las minas antipersonales y el café, que fue reemplazado por la coca.

Una de las hipótesis que está siendo decantada por la inteligencia es el actor material de la masacre de los geólogos, el cual ha sido identificado como Fernando, quien habría llegado al sitio de los hechos por otras 6 personas, entre ellas –al parecer- 4 integrantes del ELN, que pertenecerían al Frente Héroes y Mártires de Tarazá. El Comando Central del ELN – COCE-, así como negociadores con el gobierno en La Habana, Cuba, han negado estar relacionados con este hecho, según ellos porque no operan en esa zona.

Información conocida por la Agencia de Prensa Análisis Urbano sobre el orden público de Yarumal plantea que los únicos corregimientos en donde ha habido presencia del ELN han sido en El Cedro, en inmediaciones con el municipio de Campamento y Anorí, y El Cedro y El Pueblito, estos últimos por su cercanía con el Bajo Cauca, siendo un corredor importante para el transporte de base de coca.

Otras fuentes, que conocen la dinámica de las AGC en Briceño, apuntan a que no solamente las disidencias tendrían interés en sacar a la Continental Gold, dado que el sector de Taque y La Matanza, en San Andrés, y el corredor de El Orejón, Briceño, que comunica con Ochalí, es estratégico para movilizar base de coca y oro ilegal, lo cual nutre las finanzas del crimen y tiene en tensión al norte de Antioquia. En la mañana de hoy, 24 de septiembre, las AGC se pronunciaron a través de su sitio web, señalando a las “disidencias de las Farc que operan en la zona como únicos responsables” y haciendo énfasis en que “no tenemos enfrentamiento alguno con la empresa Continental Gold en Antioquia”. [Leer comunicado de las AGC]

Así las cosas, todas las miradas se posan sobre Cabuyo y sus hombres, quienes hacen presencia en Briceño. ¿Si no fueron ellos entonces quiénes estarían interesados atizar las cenizas de la guerra Ochalí?   

 

 

 

 

 

 

 

Temas relacionados

Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC, niegan autoría en homicidio de geólogos en Yarumal

Arremeten contra Continental Gold y asesinan a 3 geólogos, hieren a 3 y desaparecen uno en Yarumal

Cuadrilla de geólogos pidió que el Ejército no estuviera cerca: Luis Pérez

 

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here