Con altar por Día de Muertos recuerdan a migrantes fallecidos en el norte de México

Un activistas coloca una veladora en una ofrenda de día de muertos hoy, junto al muro fronterizo en Playas de Tijuana (México). EFE/Joebeth Terríquez
Compartir:

Tijuana (México), 2 de noviembre del 2023 – Personas en contexto de movilidad e integrantes de la Coalición Pro Defensa del Migrante, montaron este jueves un altar en el lado mexicano del muro fronterizo con Estados Unidos y compartieron un rezo por los miles de migrantes que han fallecido intentando lograr sus sueños de encontrar una vida mejor.

El lugar donde se montó la ofrenda fue a escasos tres kilómetros del puerto fronterizo de San Ysidro, en donde los activistas y migrantes se unieron también para exigir a los tres niveles de Gobierno garantizar la seguridad y dignificar las condiciones para las personas migrantes y solicitantes de protección internacional que llegan al norteño estado mexicano de Baja California.

Fotografía de una ofrenda de día de muertos hoy, junto al muro fronterizo en Playas de Tijuana (México). EFE/Joebeth Terríquez

ELEVAN DECESOS POR CRISIS HUMANITARIA

El padre Patricio Murphy, director de la Casa del Migrante de Tijuana, dijo a medios que, como tradición de cada 2 de noviembre, en la iglesia se montan altares y rezan por los muertos, “pues no queremos olvidarlos, ya que algunos murieron en el camino de la migración; algunos por esta frontera y otros en otras partes”.

“Pusimos este altar para recordarlos y rezar por sus almas y rezamos por sus familias. Muchos vienen con el sueño americano y ese sueño se convierte en la pesadilla de morir en la frontera y por eso les estamos rezando”, dijo.

Datos compartidos por la Coalición Pro Defensa del Migrante, recabados con informes de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), señalan que, desde 1994, cuando inició el Operativo Guardián, al 30 de junio del 2023, se han registrado 9.898 muertes de migrantes en toda la frontera norte de México.

Cifras a las que se les suman 2.544 personas migrantes fallecidas que se encuentran en calidad de no identificadas en los cementerios de Estados Unidos, por lo que en total hay un registro de 12.442 personas que han perdido la vida intentando cruzar la frontera a través del muro, por el mar y por el desierto.

El padre Murphy destacó que los intentos de cruce de la frontera y las muertes han estado incrementando en esta frontera en semanas recientes “porque la gente tiene más desesperación y porque el gobierno de Estados Unidos cortó los caminos legales para ingresar a su territorio”.

“Ahorita están aumentando un poco más las posibilidades de pedir asilo, pero mucha gente no lo sabe y tratan de cruzar; pagan cantidades enormes de dinero para cruzar y muchos toman riesgo porque no tienen futuro en su casa y en sus pueblos y vienen aquí buscando otro sueño”, insistió.

Un grupo de activistas colocan una ofrenda de día de muertos hoy, en el muro fronterizo en Playas de Tijuana(México). EFE/Joebeth Terríquez

PIDEN BUSCAR SOLUCIONES HUMANAS

Ante este panorama, el también activista resaltó que una de las soluciones más contundentes que pudiera plantear es que entre México y Estados Unidos se busquen acuerdos y resolutivos binacionales y reconoció el hecho de que el presidente Andrés Manuel López Obrador se haya reunido recientemente con diversos países para tocar el tema, aunque ve el asunto con otro enfoque.

“Que bueno que López Obrador se juntó con muchos países para hablar del tema de migración, pero tiene que hablar más con Estados Unidos y no solamente aceptar dinero para hacer el trabajo sucio de migración, sino que busque verdaderas soluciones que ayuden a la gente», expuso Murphy.

Agregó que “el fenómeno de la migración es un fenómeno internacional y se tienen que buscar soluciones desde ese contexto” y que “México tiene que buscar soluciones que no tengan que ver con llevar a la gente a la cárcel o mandar a la gente a sus casas, pues eso no va a ayudar al mundo”.

NECESIDAD OBLIGA A BUSCAR UN SUEÑO

Félix Ramírez, migrante originario del estado mexicano de Querétaro, lleva ocho días en la fronteriza Tijuana y, contó a EFE que, aunque en su lugar de origen hay mucha violencia, el motivo real por el que salió con su hijo fue con la ilusión de encontrar el «sueño americano» y hacer crecer la economía de su hogar, ya que como campesino no le auguraba un buen futuro.

Ante los riesgos a los que se enfrentan las personas que emigran y cruzan las fronteras, compartió que en otras ocasiones que cruzó a EE.UU. se encontró con personas que los asaltan y les quitan todo su dinero y pertenencias, por lo que compartió un mensaje: “que busquen la manera de cruzar de forma legal, para no sentirse amenazados y evitar los secuestros o que pierdan la vida en los cruces”.

EFE

Compartir:
A %d blogueros les gusta esto: